EEUU e Irán podrían hablar en Nueva York

Irán y Estados Unidos están intercambiando numerosos gestos amistosos, pero cualquier progreso va a ser más difícil. Un notable primer encuentro entre los presidentes de los dos países parece posible la semana próxima, pero sin concesiones nucleares es improbable que Washington le dé a Teherán lo que quiere: un alivio de las sanciones que han resultado en un aumento del desempleo y la inflación.

El presidente Barack Obama y el nuevo presidente iraní Hasan Rouhani estarán en Nueva York la semana próxima para la Asamblea General de la ONU. Y una reciente serie de gestos de buena voluntad ha creado expectativas de que ambos se reúnan.

Cortesías aparte, sin embargo, Estados Unidos y otras potencias mundiales buscan reducciones en el enriquecimiento de uranio por Irán, un monitoreo en tiempo real de sus instalaciones nucleares y la reducción de su producción en sus instalaciones subterráneas en Fordo. Eso es improbable, dicen expertos en Irán. Al menos por ahora.

"Dudo que veamos concesiones así tan pronto en las discusiones", dijo Gary Samore, que hasta inicios de este año fue el principal asesor de Obama para control de armamento.

El gobierno de Obama ha saludado la elección de Rouhani, un clérigo moderado que logró una sorprendente victoria en las elecciones presidenciales en junio en Irán.

El presidente estadounidense ha dicho desde hace tiempo que estaría dispuesto a negociar con las autoridades iraníes si Teherán muestra su seriedad a la hora de reducir su programa nuclear.

"Han ocurrido muchas cosas interesantes de Teherán y el nuevo gobierno, cosas prometedoras", dijo el jueves el vocero de la Casa Blanca Jay Carney. "Sin embargo, las obras hablan con más fuerza que las palabras".

Pero funcionarios estadounidenses están escépticos de si la retórica de Rouhani va a ser seguida por cambios reales en la negativa de Teherán de poner freno a su programa nuclear. Estados Unidos y sus aliados sospechan que Irán está tratando de producir un arma nuclear, aunque Teherán insiste en que sus actividades nucleares son solamente para generar electricidad y para investigaciones médicas.

Obama ha estado sondeando las aguas con un intercambio de misivas con su contraparte iraní. Funcionarios estadounidenses dicen que Obama empleó la correspondencia para expresar la urgencia de resolver la disputa nuclear por medio de la diplomacia antes de que esa opción quede eliminada. Rouhani, en una entrevista con NBC News, le agradeció a Obama sus gestos y expresó "el punto de vista de Irán sobre los temas mencionados en su carta y otros asuntos".

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron el viernes que no se ha programado una reunión entre Obama y Rouhani, pero dejaron abierta la posibilidad de que ocurra.

"Siempre estamos dispuestos a la diplomacia si consideramos que va a beneficiar nuestros objetivos", dijo Ben Rhodes, asesor de seguridad nacional del presidente.

__

Julie Pace y Lara Jakes están en Twitter como: https://twitter.com/jpaceDC y https://twitter.com/larajakesAP