Indiana aprueba 1er programa de intercambio de jeringas

Indiana aprobó el jueves un programa de intercambio de jeringas para un condado rural en el centro de un brote de VIH que motivó una nueva ley en el estado, que permite ese tipo de programas para combatir la diseminación de enfermedades entre drogadictos.

El comisionado de salud del estado, doctor Jerome Adams, aprobó la medida, que incluye una declaración de emergencia de salud pública para el condado Scott que le permitirá operar el intercambio de jeringas hasta el 24 de mayo el 2016. El condado en el sureste de Indiana ha operado un intercambio temporal de jeringas desde inicios de abril por orden ejecutiva del gobernador Mike Pence, firmada en respuesta al mayor brote de VIH en la historia del estado.

El condado Scott, unas 30 millas (48 kilómetros) al norte de Louisville, Kentucky, es el primero en recibir aprobación estatal para un intercambio de jeringas bajo la nueva ley que puso fin a la prohibición en Indiana de esos intercambios. La ley permite los intercambios si una comunidad prueba que enfrenta una epidemia de VIH o de hepatitis C alimentada por el uso de drogas por vía intravenosa.

Los programas de intercambio de jeringas proveen a los drogadictos jeringas estériles y recogen las usadas para ayudar a prevenir la diseminación de enfermedades. El programa en el condado Scott comienza el lunes.

La epidemióloga del estado Pam Pontones dijo el jueves que 160 personas habían arrojado positivas en análisis de VIH -- una en un análisis preliminar -- desde diciembre. Casi todos los casos han sido en el empobrecido condado, que usualmente tiene cinco casos nuevos anuales del virus que causa SIDA.

La mayoría de los drogadictos infectados se habían inyectado una forma licuada del analgésico Opana.

Adams declaró el jueves ante un panel del Congreso, para decirle a los legisladores que los problemas de la nación con el abuso de opioides por prescripción requiere un enfoque de varios ángulos. Dijo que las autoridades tienen que combatir el desamparo, la pobreza, el hambre y la falta de acceso a seguro médico e integrar a ex reclusos a la sociedad tras su excarcelación.

El acceso a la educación y empleos es también clave, dijo.

"Si la gente no tiene esperanzas, acude cada vez más a las drogas", dijo Adams, que agregó que esa es "una lección dolorosa que aprendimos en el condado Scott".