Desempleo aumenta entre jóvenes en Medio Oriente

Fawziyeh Sharif y decenas de mujeres jóvenes más que confeccionan pantalones de mezclilla para el mercado estadounidense en una fábrica en su aldea en el norte de Jordania se consideran afortunadas, a pesar de que pasan 48 horas a la semana inclinadas sobre máquinas de coser por el salario mínimo.

Sharif, de 24 años, obtuvo su primer empleo cuando se inauguró el año pasado Ivory Garments Factory y creó empleo en un área donde durante mucho tiempo las opciones para los hombres era unirse a las fuerzas armadas y para las mujeres quedarse en el hogar. Sharif dijo que el empleo impulsó su confianza y que espera ascender en la empresa a la sección de supervisión.

No obstante, para millones de jóvenes en Medio Oriente y el Norte de África, los empleos siguen estando fuera de alcance y el problema sólo ha empeorado tras la turbulencia de la Primavera Árabe. El desempleo regional entre los jóvenes es de 29,5%, la tasa más alta del mundo, lo que representa un incremento de dos puntos porcentuales en más de una década, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo.

A partir del jueves, cientos de líderes políticos y empresariales de 58 países se reunirán para una conferencia regional del Foro Económico Mundial, y el desempleo de los jóvenes en Medio Oriente estará en la agenda.

El problema ha sido debatido durante años por quienes toman decisiones a nivel regional, pero ha adquirido aún más sentido de urgencia con el creciente atractivo de ideas milicianas entre gente joven desesperada y el apoderamiento territorial de grupo extremista Estado Islámico en Siria e Irak.

Un desempleo ampliamente generalizado crea terreno fértil para el reclutamiento por parte de milicianos, dijo Samir Murad, un ex ministro del Trabajo de Jordania. Existe un riesgo de que si el desempleado "no encuentra un sustento decente, busque alternativas; y la alternativa es el llamado Estado Islámico", señaló.

La región económicamente diversa que se extiende de Marruecos en el oeste a Irak en el este, incluye acaudalados Estados exportadores de petróleo en el Golfo Pérsico, importadores de crudo en apuros como Jordania y naciones económicamente devastadas engullidas por violencia como Siria, Irak, Libia y Yemen.

Existen muchas razones por las que los jóvenes se encuentran desempleados.

Una "pirámide demográfica" ha creado una creciente demanda de empleos que no puede ser atendida en un momento de débil crecimiento económico atribuido a bajos precios del petróleo y un prolongado conflicto.

Los sistemas educativos obsoletos con énfasis en aprender de memoria están creando egresados que con frecuencia carecen de las habilidades que busca el sector privado. Los contratos sociales antiguos en los que gobiernos autocráticos actúan como los grandes empleadores y compran acatamientos con subsidios de gran escala a alimentos y combustible se han estado quebrando.

Factores culturales también desempeñan un papel en las incongruencias del mercado laboral, incluida Jordania.

Los jordanos tradicionalmente rehúyen empleos estigmatizados en construcción y agricultura, dejando que éstos sean cubiertos por ciento de miles de trabajadores migrantes y refugiados sirios, a pesar de una tasa nacional de desempleo de 13% y de que la tasa de desempleo entre los jóvenes es de más de 30%.