Napout: En principio quería que continuara el Boca-River

En los primeros momentos después de las agresiones a jugadores de River Plate en la cancha de Boca Juniors, el presidente de la Conmebol Juan Angel Napout pensó que podría continuar el partido por los octavos de final de la Copa Libertadores.

No fue hasta que llegó a las oficinas de la Conmebol unos 45 minutos después, y confirmó la gravedad de la situación, que Napout se convenció de que la prioridad era la seguridad de los futbolistas que seguían secuestrados en medio de la cancha, afirmó el dirigente en una entrevista con The Associated Press.

"Reconozco que en un principio cuando no sabía aún la gravedad de los hechos quise la continuidad del partido", comentó el jueves. "Pero luego tuve dos preocupaciones: que se hiciera la evacuación tranquila del estadio y que los jugadores de River lo abandonaran sin inconvenientes".

El mandamás del fútbol sudamericano dijo que no comunicó a nadie en el estadio ese deseo de continuar el encuentro, ya que no fue hasta que llegó a la sede de la Conmebol esa misma noche del jueves pasado que pudo comunicarse con otros dirigentes y el veedor del organismo, que le informaron sobre la gravedad de los hechos.

Cuatro jugadores de River resultaron con irritación en los ojos al ser atacados con un químico en el túnel inflable que da acceso a la cancha de La Bombonera, y después los planteles estuvieron unas dos horas en el césped, sin poder salir, mientras les lanzaban proyectiles e insultos desde las gradas.

"Estoy triste, lastimado, ya no puedo salir a la calle a expresar mi orgullo por tener el torneo de clubes más apasionante", dijo Napout. "Queremos tener estadios limpios de personas violentas".

El dirigente aseguró que el tribunal de disciplina que excluyó a Boca de la Copa actuó en forma independiente y sin presiones externas, y aceptó que la sanción no era la que la opinión pública esperaba.

Boca fue excluido de la actual Libertadores, y tendrá que jugar ocho partidos sin público (cuatro como local y cuatro como visitante) en futuros torneos internacionales. River avanzó a los cuartos de final, donde enfrenta a Cruzeiro de Brasil.

"Obviamente el fallo quedó sujeto a críticas", reconoció en otra entrevista con Fox Sports.

"Ninguna persona del comité ejecutivo de la Conmebol participó de las decisiones del tribunal independiente al cual respaldamos. Comprendo que la gente no pueda entender nuestra posición, pero en la Conmebol existe separación de poderes. Si esto no se entiende, volvemos a una edad antigua", agregó.

Acerca de si recibió presiones para que se dictara un castigo leve a Boca Juniors, respondió: "No fui presionado por nadie y no me metí en el tribunal".

Con relación a las versiones de que la FIFA presionó para un castigo más severo a Boca, Napout dijo que "son mitos y fantasías. Joseph Blatter nunca llamó porque respeta la independencia de cada una de sus confederaciones".

El jefe de prensa de la Conmebol Néstor Benítez entregó a The Associated Press una copia de la aclaración emitida por FIFA en la que el organismo rector del fútbol mundial señala que "fuimos consultados en forma general acerca de nuestra opinión sobre los incidentes ocurridos en el partido Boca Juniors y River Plate y les hicimos llegar el comentario de que FIFA condena de forma enérgica toda manifestación de violencia".

"Ha habido medios de prensa que han intentado distorsionar nuestras declaraciones", especificó el documento firmado por David Noemi, funcionario de FIFA.

Napout indicó que la institución sudamericana seguirá trabajando para prevenir nuevos actos violentos en los estadios pero reiteró que "las medidas de seguridad son responsabilidades del equipo local".