América: "Rey Arturo", entero, pero fatigado

Tetracampeón de la Serie A con una Juventus que también ganó la Copa de Italia y disputará la final de la Liga de Campeones. Lo quiere Arsenal y en Liverpool se habla de que puede ser el sucesor de Steven Gerrard.

La Copa América encuentra a Arturo Vidal en el mejor momento de su carrera y listo para darlo todo con el fin de regalarle a Chile su primer título en ese torneo. Su presencia en la justa, sin embargo, está rodeada nuevamente de interrogantes porque viene de una campaña recargada de partidos que podría pasarle factura.

Guerrero incansable que lo entrega todo en la cancha, esta es la segunda vez que Vidal encara una competencia grande con la selección Roja sin estar en plena forma física.

Ya lo hizo en la última Copa Mundial, en que lo arriesgó todo y jugó sin haberse recuperado plenamente de una operación en el menisco externo de su rodilla derecha.

Presionado por el cuerpo técnico de Jorge Sampaoli, en vez de reposar al menos dos meses, Vidal disputó el Mundial 37 días después de haberse operado. El técnico lo considera indispensable porque es un jugador temperamental, capaz de contagiar a sus compañeros incluso si está disminuido.

En total, disputó 235 minutos en tres partidos de Brasil 2014, sin goles ni asistencias ni grandes jugadas, a diferencia del papel determinante que había cumplido en las eliminatorias como goleador de la Roja. Chile se despidió en octavos de final tras perder por penales ante Brasil, y al poco tiempo el Manchester United desistió de contratarlo ante las dudas que tenía el club inglés sobre su rodilla.

Vidal permaneció en la Juventus pero arrancó la temporada 2014-15 en bajo nivel, y muchos creyeron que la 'vieja señora' había cometido un error al no venderlo.

"Sabía todo lo que me iba a costar volver al mismo nivel, pero tenía que hacerlo por Chile, por la camiseta", señaló recientemente el volante todoterreno de 28 años.

Convirtió siete goles en la liga italiana, igualando su peor registro desde su temporada inicial con los 'bianconeri' en 2011-12; pero su rendimiento fue de menos a más y culminó con un cabezazo ante Sampdoria que aseguró el cuarto scudetto consecutivo. Asimismo, anotó el único gol con el cual la Juve superó al Mónaco en cuartos de la Champions League, torneo que lo tiene como el máximo anotador chileno de la historia con nueve tantos, por encima de Alexis Sánchez e Iván Zamorano.

A diferencia del año pasado, el Vidal versión 2015 parece haber recuperado su feroz marca, la dinámica para llegar al área rival y la calidad técnica para anotar de cabeza, derecha o incluso de zurda.

"Gracias a Dios la rodilla está al cien por ciento, me la curaron por todos lados y ahora me siento pleno para poder jugar", señaló recientemente.

Sin lesiones como la que lo afectó en Brasil 2014, no obstante, Vidal llega a la Copa América saturado de partidos. Casi no ha parado desde el Mundial del año pasado y en esta última campaña con el cuadro italiano ha participado en 43 encuentros. Además, el debut de Chile ante Ecuador el 11 de junio será apenas cinco días después de enfrentar a su compatriota Claudio Bravo y a Lionel Messi en la final de la Champions ante el Barcelona.

Si algo distingue a Sampaoli es la máxima exigencia física a sus jugadores, aun cuando acarrean lesiones o fatiga muscular. Pero como quedó demostrado en el Mundial, a Chile no le alcanza con tener al mejor arquero de la Liga española (Bravo) y al delantero más desequilibrante de la Premier (Sánchez). Necesita al 'Rey Arturo' al 100%.

"Espero dar el máximo", dijo Vidal. "No diré que vamos a salir campeones, porque puede pasar cualquier cosa. Pero dejaremos todo en la cancha".