Australia revocaría ciudadanía a yihadistas nacidos en país

Australia sopesa retirar la ciudadanía a quienes se hayan convertido en combatientes del grupo Estado Islámico si son hijos nacidos en el país de padres inmigrantes, como parte de las acciones de Canberra para impedir el surgimiento de yihadistas locales, dijo el jueves un ministro.

El gobierno quiere modificar la Ley de Ciudadanía para convertir la lucha a favor del Estado Islámico en Siria e Irak en un motivo para perder la ciudadanía, dijo el ministro de Inmigración, Peter Dutton.

El gobierno también quiere adoptar el modelo jurídico británico de revocar la ciudadanía a los extremistas que sean hijos nacidos en Australia de padres inmigrantes o de un inmigrante y obligarlos a que adopten la ciudadanía del país de nacimiento de sus padres, o de uno de los padres que no sea australiano, informó Dutton.

La medida también se aplicará a personas que tienen doble nacionalidad. "Nuestro principio, que es muy importante, es que no dejamos a nadie sin patria", declaró Dutton a la estación radiofónica 2GB de Sydney.

En la actualidad Australia solo puede revocar la ciudadanía en casos de fraude en la solicitud de ciudadanía o cuando un australiano se incorpore las fuerzas armadas de otro país para luchar contra Australia.

Debido a que el movimiento Estado Islámico no está reconocido como un estado, ingresar en sus filas no es motivo para perder la ciudadanía australiana, informó Dutton.

"Me es difícil caminar en las calles sin gente que me diga '¿por qué se permite a esas personas regresar a nuestro país?' Vuelven más radicalizados''', dijo Dutton.

"Esas personas representan una gran amenaza a los ciudadanos australianos. Debemos adoptar medidas y es lo que el gobierno hace", agregó.

George Williams, profesor de derecho constitucional de la Universidad de Nueva Gales del Sur, dijo que el Parlamento podría cambiar la ley para revocar la ciudadanía sin ningún obstáculo constitucional.

La constitución australiana no menciona la ciudadanía y carece de las protecciones para sus ciudadanos similares a la Ley de Derechos de Estados Unidos.

Sin embargo, los detractores afirman que Australia debería enjuiciar y encarcelar a sus terroristas en lugar de enviarlos a otros países.

Muchos australianos acusados de delitos de terrorismo o implicados en estas actividades nacieron en Australia de padres que huyeron de los conflictos en Líbano y Afganistán.