EEUU: Senadores ofrecen propuesta sobre cambios en espionaje

El jefe de la Comisión de Inteligencia del Senado sugirió el jueves un compromiso que pondría fin a la compilación de registros telefónicos de parte de la Agencia de Seguridad Nacional después de un periodo de transición de dos años, y dependerá de la Cámara de Representantes aceptar el acuerdo o dejar que los poderes de espionaje del gobierno expiren el 1 de junio.

La propuesta de Richard Burr, un republicano de Carolina del Norte, llega mientras la Casa Blanca y líderes de la Cámara de Representantes de ambos partidos exhortaron al Senado para que apruebe un proyecto de ley de antemano aprobado por la Cámara que pondría fin a la compilación de registros telefónicos de la NSA después de seis meses al tiempo que preserva otros poderes de espionaje programados a expirar.

"No creo que alguien en la Cámara de Representantes quiera que (la propuesta) muera", dijo Burr a los reporteros.

Mientras se espera que el Senado vote tan pronto como el viernes, Burr predijo que la Cámara no lograría superar la barrera de 60 votos necesaria para terminar el debate, e imagina el mismo destino para una extensión de dos meses de la actual ley propuesta por los líderes del Senado. Como compromiso, predijo, el liderato propondría que el Senado vote el viernes a favor de extender la ley actual entre cinco días y un mes, dejando que la Cámara decida si toma o deja la propuesta del Senado cuando sus integrantes regresen el 1 de junio.

Antes el mismo jueves, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner de Ohio, y la líder de la minoría demócrata, Nancy Pelosi de California, pidieron al Senado que sopese la Ley de la Libertad, que la cámara baja aprobó 338-88 la semana pasada.

Dicha ley pondría fin a la compilación y almacenamiento por parte de la NSA de los registros de llamadas telefónicas en Estados Unidos luego de un periodo de transición de seis meses. Pero preservaría la capacidad de la agencia para examinar los registros de compañías telefónicas en busca de conexiones con terroristas internacionales.

La medida de la Cámara también renovaría dos poderes de espionaje no relacionados usados comúnmente por el FBI para rastrear a espías y terroristas.

A Burr y otros senadores republicanos les preocupa que el periodo de seis meses no sea tiempo suficiente para que la NSA realice una transición fluida, y creen que dos años serían mejor.

"No creo que esta sea una de esas cosas en las que podemos tomar riesgos", declaró Burr.

Pero en una conferencia telefónica con reporteros, funcionarios de alto rango del gobierno debatieron tal punto de vista, argumentando que el jefe de la NSA, Mike Rogers, ha asegurado que seis meses es tiempo suficiente. Los funcionarios hablaron bajo el acuerdo de no ser identificados.

Los funcionarios insistieron en que si el Senado no logra aprobar la Ley de la Libertad, el programa de registros telefónicos y otra vigilancia antiterrorista están en riesgo. Subrayaron que una corte federal de apelaciones falló recientemente que el programa era ilegal pero lo mantuvo sólo porque el Congreso debatía hacerle cambios.

En momentos en que se acerca el feriado del Día de los Caídos en las Guerras, la cámara baja se aprestaba a terminar sus sesiones el jueves por la tarde. Si los senadores no actúan, la NSA comenzará a eliminar gradualmente el programa de recolección de registros telefónicos esta semana, indicó el Departamento de Justicia.

Los otros dos poderes de espionaje expirarían el 31 de mayo a medianoche, incluido uno que facilita que el FBI detecte a sospechosos de terrorismo "solitario". James Comey, director de esa agencia policial, dijo que esa expiración sería un golpe para ésta en momentos en que las amenazas internas en el país están aumentando.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, de Kentucky, es uno de los republicanos que quiere mantener el programa completo. Ha dicho que permitiría una votación en torno al proyecto de ley de la cámara baja y sobre su plan para que la ley actual sea extendida dos meses. La propuesta de Burr podría generar un tercer voto.

Pelosi y otros demócratas dicen que una extensión de dos meses no puede lograrse. Apuntaron que muchos de los representantes que votaron contra la Ley de Libertad se oponen vehementemente a la recolección de registros telefónicos y quieren que la propuesta sea más estricta en sus reducciones de espionaje.

Pelosi dijo que los senadores "deberían enfrentar la realidad y aprobar una propuesta".

Boehner se dijo sorprendido al ver "una enorme desconexión" con el Senado respecto al tema.

El senador Rand Paul de Kentucky, el de inclinaciones más libertarias entre los aspirantes presidenciales del Partido republicano, dijo que la Ley de la Libertad es insuficiente y está en favor de dejar simplemente que expire la cláusula de espionaje telefónico de la NSA.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, exhortó al Senado a que apruebe la propuesta de la NSA antes de irse al feriado.

"Sería irresponsable dejar que esas autoridades expiren incluso por unos pocos días", dijo.

Earnest dijo que la medida es un "arreglo razonable" que logra el equilibrio apropiado entre la recolección de datos de inteligencia y la protección de libertades cívicas.

___

Los periodistas de The Associated Press Steve Peoples, Laurie Kellman, Alan Fram y Charles Babington contribuyeron a este despacho.

___

Ken Dilanian está en Twitter como https://twitter.com/kendilanianap