Indonesia condena anciano japonés por cargos de drogas

Una corte en Indonesia sentenció a un abuelo japonés a cadena perpetua por ingresar metanfetaminas al país, se informó el miércoles.

Masaru Kawada, de 73 años, fue arrestado en noviembre en el aeropuerto Minangkabau, en el oeste de Padang, la capital de Sumatra, después de que agentes aduaneros encontraran 2,35 kilos (5,18 libras) de la droga cristal en su equipaje.

El miércoles, la Corte de Distrito en Pariaman halló culpable a Kawada de violar la ley antidroga y dijo que sus actos dañaron y debilitaron la lucha del gobierno contra las drogas.

"No vemos razón para suavizar su sentencia", dijo el juez Jon Effredi, quien presidió el panel de tres jueces que decidió sobre la suerte del detenido.

El fiscal en jefe Budi Prihalda dijo que recomendaban una sentencia leve, de 16 años, debido a la edad del acusado, quien aseguró que alguien lo engañó al pedirle que cargara una maleta y no sabía que llevaba drogas. Su abogado dijo que apelarán.

De acuerdo con documentos de la corte un hombre identificado como Edward Mark se reunió con Kawada en Japón en noviembre pasado y le pidió viajar a Macao, y hacerse cargo de su boleto de avión y gastos de hotel, además de darle 500 dólares para gastos. Cuando se encontraba en Macao una mujer china le pidió que llevara una maleta para entregarla a un amigo en Padang. Cuando viajaba hacia Padang desde Macao vía Kuala Lumpur dijo que revisó la maleta y no vio nada sospechoso. Sólo supo que llevaba drogas cuando agentes de aduanas lo detuvieron e incautaron las drogas.

Indonesia tiene normas antinarcóticos extremadamente duras y con frecuencia ejecuta a los traficantes. Más de 130 personas están sentenciadas a pena capital, la mayoría por delitos por drogas. Una tercera parte de los sentenciados son extranjeros.