Netanyahu frena la segregación autobuses en Cisjordania

El primer ministro Israel y canceló el miércoles un plan para segregar a palestinos e israelíes en autobuses de Cisjordania, desautorizando al responsable de Defensa tras un aluvión de críticas y en un intento por evitar la primera crisis de su nuevo gobierno.

Un funcionario de la oficina del primer ministro contó que Benjamin Netanyahu llamó al ministro de Defensa, Moshe Yaalon, el miércoles para decirle que creía que la propuesta era "inaceptable" y que juntos decidieron congelar los planes.

Yaalon había lanzado antes el programa piloto de tres meses tras repetidas quejas que colonos judíos que emplean el transporte público, que sostienen que los trabajadores suponen una amenaza para la seguridad y a menudo cometen acoso sexual sobre las viajeras israelíes.

Miles de palestinos acuden diariamente a su trabajo en Israel desde Cisjordania y suelen viajar junto a los colones. Según el nuevo edicto, los palestinos tendrán que regresar ahora a Cisjordania a través del mismo punto de control por el que acceden al país, y no podrán volver con los israelíes.

Críticos calificaron el plan de racista y dijeron que dañaría la imagen del país, que ya ha estado bajo presión por la continuación de los asentamientos en Cisjordania. Israel se hizo con el control de la región en 1967, cuando estaba en manos de Jordania, y los palestinos quieren que forme parte de su futuro estado.

"La separación entre palestinos y judíos en el transporte público es una humillación innecesaria y una mancha en la cara del país y sus ciudadanos", escribió el líder de la oposición, Isaac Herzog, en su página de Facebook. "Esto añade un combustible innecesario a la hoguera de odio contra Israel en el mundo".

Zehava Galon, líder del partido moderado Meretz, fue más allá diciendo: "Así es como se ve el apartheid".

La propuesta fue atacada incluso por los partidarios de los asentamientos, que manifestaron que no defiende su causa y crea un daño injustificado a la imagen de Israel.

Netanyahu revirtió rápidamente la medida en medio de la ola de críticas, estableciendo un inicio poco alentador para un gobierno que asumió el cargo esta semana y que solo ha celebrado una reunión de gabinete.

La coalición de Netanyahu está dominada por legisladores conservadores alineados con el movimiento de los colonos de Cisjordania. En concreto, el partido Hogar Judío, defensor a ultranza de los asentamientos, logró un hito en las negociaciones de gobierno -- con miembros de la formación asegurándose los cargos de ministro de Educación, de Agricultura y de Justicia y viceministro de Defensa.

Su apoyo a futuras construcciones de asentamientos y su oposición al proceso de paz con los palestinos han sentado las bases para posibles enfrentamientos entre Israel y sus aliados occidentales. De haberse puesto en marcha, el plan de separación en los buses habría provocado comparaciones a nivel mundial tanto con el Apartheid sudafricano como la segregación racial en autocares que inició el movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos.

El presidente del país, Reuven Rivlin, un cargo en gran parte ceremonial, elogió a la reversión de la medida diciendo que esa segregación entre israelíes y árabes sería "impensable".

"Estas declaraciones van en contra de los fundamentos mismos del Estado de Israel y tienen un impacto sobre nuestra propia capacidad para establecer aquí un estado judío y democrático", dijo. "Es importante que recordemos que nuestra soberanía nos obliga a demostrar nuestra capacidad de vivir al lado del otro".

Más tarde el miércoles, está previsto que Netanyahu se reúna con la responsable de política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini. La UE ha vertido duras críticas contra los asentamientos israelíes y algunos países están presionando para que el bloque exija que los bienes producidos en los asentamientos tengan etiquetas especiales para ser comercializados en el continente.

Mientras, un atacante palestino atropelló con su coche a dos agentes de policía en Jerusalén, dijo la policía.

Agentes en el lugar del incidente abrieron fuego contra el atacante, al que abatieron, dijo el vocero de la policía, Micky Rosenfeld. Los dos policías sufrieron heridas leves y fueron trasladados a un hospital.