Jóvenes que viven en Estados Unidos sin autorización legal han presionado desde hace mucho tiempo por una reforma migratoria. Ahora sus padres salen del anonimato para sumarse a la lucha.

Alrededor de 50 madres de los llamados "Dreamers" visitaron el Capitolio el viernes para exhortar a los legisladores a que actualicen las obsoletas leyes migratorias del país.

Más de dos decenas de ellas provenientes de Florida participaron, incluyendo a Andrea Gabriela Génova, de Orlando, una de las cuatro madres arrestadas afuera de las oficinas del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner. Las detenciones fueron por ignorar las órdenes de retirarse del lugar dadas por la policía del Capitolio. Dos madres de California y una más de Virginia también fueron detenidas.

Claudia Saucedo, residente de Fort Lauderdale, fue una de las manifestantes. Saucedo, de 44 años, dijo que no permanecerá en silencio hasta 2015 para exigir una reforma, como algunos legisladores han sugerido. La mujer acusó al Congreso de jugar con el futuro de sus hijos al retrasar las medidas.

___

Con producto interactivo: http://hosted.ap.org/interactives/2013/inmigracion-es/