Expertos objetan plan europeo para frenar inmigración

Los expertos sostienen que el plan de la Unión Europea para desbaratar el negocio de los traficantes de seres humanos y destruir sus embarcaciones en el Mediterráneo es un disuasivo a corto plazo que probablemente será peligroso, costoso y difícil de ejecutar.

Ante el creciente número de muertes de migrantes que tratan de cruzar el Mediterráneo para llegar a Europa, la UE se propone lanzar una operación militar el mes próximo para "destruir el modelo de negocio" de los traficantes en medio de la temporada alta de migraciones. La operación incluirá la vigilancia de las rutas del tráfico humano, la búsqueda y abordaje de botes posiblemente usados para el tráfico y posiblemente la destrucción de las embarcaciones.

Sin embargo, los expertos manifestaron preocupación el martes por considerar que sería solamente una demostración para manifestar la decisión de la UE de poner fin a esos peligrosos cruces del mar.

La operación está todavía en la etapa de planificación y requiere una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y algún tipo de consentimiento de Libia, el principal punto de partida de los traficantes. La campaña Incluirá naves y drones europeos y vigilancia satelital.

"Concertar esta acción militar agresiva equivale realmente a hacer mucho ruido", comentó Tuesday Reitano, directora de la Iniciativa Global Contra el Crimen Organizado Trasnacional. "Va a costar mucho, se va a ver bien impresionante, con el patrullaje naval, pero por cierto no va a tener un impacto a largo plazo".

Según un documento, el objetivo consiste en "desbaratar el modelo comercial de los traficantes" destruyendo sistemáticamente sus bienes principales: los botes.

Pero algunas de las embarcaciones más sencillas, muchas de ellas botes inflables, pueden reemplazarse fácilmente. Otras han sido diseñadas para ser abandonadas, como el barco de carga programado para encallar en las costas italianas.

De todos modos otras podrían ser más difíciles de reemplazar, aumentando los costos y convenciendo a los pescadores de que no las faciliten más a los traficantes.

Altos funcionarios de la EU han elogiado rutinariamente el éxito de las iniciativas de Europa y la OTAN contra la piratería frente a las costas de Somalia, que consideran un buen antecedente como para lanzar otra campaña en el Mediterráneo.

Pero los expertos advierten que combatir a los piratas no es lo mismo que desbaratar las redes criminales en Libia, que tienen acceso a armas modernas y poderosas saqueadas al ejército libio.