Obama no suspenderá deportaciones por política

El presidente Barack Obama ha reiterado durante los últimos meses su negativa a expandir el beneficio de la suspensión de las deportaciones fuera del grupo de jóvenes inmigrantes que llegaron al país cuando niños.

Pero nunca se mostró tan tajante como el martes cuando le dijo a la cadena de televisión Telemundo que tal medida "no es una opción".

Activistas y detractores de una reforma migratoria que incluya la opción de la nacionalización de los inmigrantes sin papeles coinciden en que Obama no quiere suspender las deportaciones vía administrativa a través de una orden ejecutiva en un momento en la agenda legislativa se acumulan proyectos clave para la salud y el funcionamiento del estado.

En este análisis coinciden dos polos opuestos en el debate migratorio: tanto Tania Unzueta, organizadora de la Red Organizadora de Jornaleros, como Mark Krikorian, director del Centro para Estudios Migratorios, coinciden en que Obama hizo el tajante anuncio debido a un cálculo político por encima de cualquier otra razón.

Obama "está preocupado de que los republicanos lo critiquen si llega a adoptar una decisión de manera unilateral", dijo Unzueta.

La agenda legislativa anuncia para fines de 2013 varios combates de pesos pesados, incluyendo la insistencia de varios republicanos de negar financiamiento al gobierno federal con el objeto de impedir la implementación de la reforma de salud, y las discrepancias sobre cómo y cuándo reducir el endeudamiento público.

"Pero para nosotros se trata de la vida de personas de carne y hueso, no de simple política", dijo Unzueta durante una protesta realizada el miércoles por la Red Organizadora de Jornaleros, durante la cual siete activistas se encadenaron a la verja que rodea la Casa Blanca para exigir la suspensión inmediata de las expulsiones de inmigrantes sin papeles que residen en Estados Unidos.

Entre 2008 y 2012 las deportaciones ascendieron hasta ubicarse por debajo de las 400.000 anuales, el doble de las 200.000 registradas en 2007, la cifra más alta durante los dos periodos del presidente George W. Bush.

El gobierno anunció en junio de 2012 un programa para suspender las deportaciones de inmigrantes sin papeles menores de 30 años que cumplan con algunos requisitos, conocidos en inglés como dreamers.

Obama indicó el martes que suspender las deportaciones a otros documentos sin papeles sería "muy difícil de defender" con argumentos jurídicos.

Krikorian, del Centro para Estudios Migratorios que se opone a incrementar el ingreso de inmigrantes a Estados Unidos, alega que la posición de Obama no se debe "a argumentos jurídicos".

"Si él extendiera la suspensión de deportaciones a millones de personas que no vinieron a Estados Unidos como niños, incluso los apaciguadores en el partido republicano tendrían que objetar, y veríamos solicitudes para su destitución", dijo Krikorian. "Es por eso que no lo hace".

Si bien líderes del partido republicano se han pronunciado a favor de una reforma migratoria como una manera de acercarse al votante hispano que votó abrumadoramente a favor de reelegir a Obama en 2012, muchos congresistas de ese partido se han mostrado escépticos de permitir la nacionalización de los inmigrantes sin papeles porque consideran que premiarían a personas que han violado las leyes estadounidenses.

Krikorian dijo desconocer cuál objeción legal podría esgrimir Obama porque "él ya violó la Constitución" al suspender las deportaciones de los dreamers.

"Cuando estableces un programa que estipula tarifas y requisitos, ya eso no es discrecionalidad para decidir si es justo o no deportar a alguien. Eso es establecer un programa de legalización obviando al Congreso y sin la autoridad legal para hacerlo", agregó.

Las autoridades migratorias han anunciado en diversas ocasiones en el pasado que los esfuerzos de deportación estarían concentrados en criminales que representen una amenaza para la seguridad nacional del país, pero varias organizaciones propulsoras de una reforma coinciden en que la cantidad de deportados sin antecedentes judiciales continúa siendo muy alta.

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, uno de los ocho autores del proyecto de ley de reforma migratoria aprobado en junio por el Senado, advirtió el mes pasado que Obama podría actuar por su cuenta para legalizar a los 11 millones de inmigrantes que ya se encuentran en Estados Unidos sin autorización legal si el Congreso no aprueba la reforma migratoria.

Eliseo Medina, tesorero del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio y propulsor de la reforma migratoria, interpretó la postura de Obama como una manera de mantener la presión sobre la mayoría republicana en la cámara baja para que someta a votación la versión del Senado.

De hecho, Obama insistió durante la entrevista en quitarse la presión de que el Congreso no haya aprobado una reforma migratoria para endosársela al presidente de la cámara baja, el republicano por Ohio John Boehner, quien ha reiterado que no traerá al pleno de la cámara el proyecto de ley aprobado por el Senado porque no cuenta con el apoyo mayoritario de los 233 miembros en su bancada.

Obama aseguró que el único obstáculo de la reforma migratoria es Boehner "porque tenemos una mayoría de congresistas, demócratas y republicanos, en la cámara baja, que votarían a favor en este momento de tener la oportunidad. Así que es una pregunta que realmente debería hacérsele al señor John Boehner: ¿Qué lo detiene para someter a votación ese proyecto de ley?"

Al solicitarle una reacción al anuncio de Obama de que no suspenderá más deportaciones, el portavoz de Boehner, Brendan Buck, respondió que "un proceso paso a paso en el Congreso es la mejor manera de lograr las reformas permanentes que son necesarias. Para que la reforma migratoria funcione, es esencial que tengamos la confianza del pueblo estadounidense de que se haga de la manera correcta".

Un día después del anuncio de Obama, el presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, el republicano por Virginia Bob Goodlatte, ofreció detalles sobre los avances que algunos legisladores de esa comisión han adelantado "tras bambalinas" en materia de reforma migratoria.

Miembros de su comisión vienen trabajando en cuatro proyectos de ley que abordan diversos temas, además de cuatro más que esa comisión ya ha aprobado. Goodlatte dijo que él y otros han discutido proyectos para otorgar visas a trabajadores poco calificados, así como ofrecer "un camino ganado a la ciudadanía" a los dreamers.

Prometió que el enfoque de la Cámara abordaría los principales problemas del sistema de inmigración: el cumplimiento de la ley y la seguridad, la inmigración legal y el estatus de millones de personas que viven en el país sin autorización y, como lo ha hecho en el pasado, Goodlatte rechazó el "camino especial a la ciudadanía" para los inmigrantes sin papeles, una de las piezas centrales del proyecto de ley que aprobó el Senado.

Según Goodlatte, los inmigrantes sin autorización legal para residir en Estados Unidos deben tener la oportunidad de legalizar su situación usando las vías existentes en la ley, como los patrocinios de empresas que les soliciten una visa de trabajo o a través de una solicitud que les permite reunirse con su familia, como paso previo para conseguir la ciudadanía.

Medina cree que las deportaciones representan un problema grande porque "se sigue deportando a más trabajadores que a criminales" pero insistió en que la solución debe ser legislativa y no administrativa.

"Las suspensiones administrativas son válidas durante dos años, y dependen de quién ocupa la Casa Blanca. No queremos que haya una ilusión de que el problema se resolvió. Eso no es solución porque viene otro presidente, las revoca y nos quedamos de nuevo sin nada", agregó Medina. "Necesitamos un alto a las deportaciones, pero no temporal sino permanente".

Arturo Ramírez, presidente de la Unión de Campesinos, coincidió con Medina en que "no queremos que sigan las deportaciones, pero el asunto número uno es no hacer esto en pedazos".

"Las deportaciones son importantes, pero no quiero enfocarme solo en eso. Quiero enfocarme en lo reforma migratoria integral", dijo durante una visita a la capital estadounidense.

-----

Siga Luis Alonso Lugo en Twitter como https://twitter.com/luisalonsolugo

-----

Con producto interactivo: http://hosted.ap.org/interactives/2013/inmigracion-es/