Después de cuatro partidos sin ganar y blanco de críticas por una derrota ante Basilea en la Liga de Campeones, el técnico de Chelsea, José Mourinho, dijo el viernes que cambiará la forma de jugar de su equipo y descartó que haya una crisis en Stamford Bridge.

El regreso de Mourinho a la banca de Chelsea no ha cumplido con las expectativas, y Chelsea recibe el sábado a Fulham en busca de su primer triunfo desde el 21 de agosto.

"No me gusta la forma de jugar de Chelsea en el último par de años", expresó Mourinho. "Al club no le gusta. Queremos cambiar. Tenemos jugadores con el perfil para cambiar, queremos jugar un estilo diferente".

Y, con su acostumbrado sarcasmo, agregó: "¿Qué crisis? ¿Siria? Para mí, no hay crisis, para mí sólo hay dos resultados malos".

Chelsea perdió el miércoles 2-1 ante Basilea, luego de caer ante Everton en la liga Premier y frente a Bayern Munich en la Supercopa de Europa. Además, empató contra Manchester United.

En su primera etapa como técnico de los Blues entre 2004-07, Mourinho ganó cinco trofeos, incluyendo dos títulos de la Premier y una copa de la FA. Sin embargo, el portugués sabe que esos éxitos no sirven de mucho ahora.

"El pasado es historia, incluso mi pasado", señaló. "Siempre he dicho que estoy aquí como si acabase de llegar. No quiero ser protegido por lo que hice aquí en el pasado. Eso no importa nada".

Chelsea marcha sexto en la Premier, con dos triunfos en sus cuatro primeros encuentros.

"No es cómo empiezas, es cómo terminas. Quieres empezar bien, marchar bien y terminar bien. Ese es el escenario perfecto", indicó. "Pero entre empezar mal y terminar bien, o empezar bien y terminar mal, prefiero empezar mal y terminar bien".