Argentina: banda ingresaba a chinos ilegalmente

La policía desarticuló una banda que ingresaba ilegalmente a ciudadanos chinos a Argentina a través de la frontera con Paraguay y los obligaba a realizar trabajo esclavo en supermercados, se informó el viernes oficialmente.

La policía federal rescató a fines de agosto a 13 chinos y detuvo a 10 argentinos y ciudadanos de China que conformaban la banda delictiva, dijo el ministerio de seguridad en un comunicado.

Los agentes encontraron a los chinos explotados en los allanamientos que realizaron en seis supermercados regentados por ciudadanos del país asiático que están ubicados en esta capital y también en las localidades bonaerenses de Avellaneda y Lomas de Zamora y en la ciudad de Itatí, en la norteña provincia de Corrientes, fronteriza con Paraguay.

La banda se dedicada a captar en China a ciudadanos de ese país con la promesa de conseguirles ciudadanía argentina, trabajo y salarios dignos. Pero después cada uno de ellos era vendido por 15.000 pesos (unos 2.600 dólares) a dueños de supermercados chinos, la mayoría de ellos en Buenos Aires y los alrededores. A los trabajadores explotados se les prohibía tener contacto con el mundo exterior y comunicarse con sus familiares.

Los orientales engañados que eran captados en China eran derivados a Paraguay, país que "servía como trampolín" para que llegaran a Argentina de forma ilegal a través de zonas de la frontera no vigiladas, señaló el comunicado.

En Argentina, los chinos eran derivados en vehículos particulares o en ómnibus a Buenos Aires, donde eran concentrados en un supermercado chino propiedad del jefe de la organización, quien a su vez los enviaba a otros dueños de negocios que pagaban por ellos.

El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nro.12 está a cargo de la investigación.