Enfrentamientos en Israel por el "Día de Jerusalén"

Manifestantes israelíes y palestinos se enfrentaron el domingo en varios barrios de Jerusalén, informó la Policía israelí, mientras Israel celebraba su fiesta anual del "Día de Jerusalén", por la que celebra la captura de una parte importante de esa ciudad hace casi 50 años. No se reportaron lesiones graves.

El feriado nacional conmemora la captura por parte de las fuerzas israelíes de la Ciudad Vieja de Jerusalén en la Guerra de 1967. La Ciudad Vieja es hogar de los lugares más sagrados y delicados de Jerusalén. Los nacionalistas israelíes recuerdan el día marchando a través de áreas árabes de la Ciudad Vieja.

El día, marcado de acuerdo con el calendario lunar judío, es objeto de malestar frecuente entre los palestinos.

Bajo una fuerte custodia policial, miles de personas que ondeaban banderas israelíes marcharon por el barrio musulmán de la Ciudad Vieja y se dirigieron al Muro de los Lamentos, el sitio más sagrado para la oración judía.

Los manifestantes judíos bailaron, cantaron canciones y corearon "Larga vida a Israel", mientras pequeños grupos de palestinos ondeaban banderas palestinas y coreaban: "Con nuestras almas y nuestra sangre, vamos a redimir Palestina".

Murallas de policías paramilitares israelíes mantuvieron alejados a ambos grupos, pero hubo algunas escaramuzas.

La Policía dijo que arrestó a seis palestinos: cuatro acusados de lanzar piedras y otros dos por atacar presuntamente a la policía. Dijeron que cuatro agentes resultaron heridos levemente por las piedras que les lanzaron los manifestantes palestinos.

El tema de Jerusalén es uno de los más difíciles en el conflicto palestino-israelí.

Israel tomó el este de Jerusalén y la Ciudad Vieja después de la Guerra de 1967, pero la anexión no ha sido reconocida internacionalmente. Los palestinos reclaman Jerusalén oriental como capital de su esperado Estado. Esa zona es hogar de casi todos los 300.000 árabes de la ciudad, además de unos 200.000 judíos.

Israel considera a toda la ciudad, incluyendo la Ciudad Vieja, como su capital eterna.

En un discurso en conmemoración del día, el primer ministro Benjamin Netanyahu descartó cualquier acuerdo sobre el tema. "Jerusalén permanecerá unida por siempre", dijo.