Recuperan a un enterrado en ofrenda a la Pachamama

Autoridades recuperaron el cuerpo de un boliviano que fue enterrado como tributo a la Pachamama en una aldea andina del sur de Perú en la frontera con Bolivia.

"Hubo resistencia tenaz a entregarnos al cuerpo por parte de algunos pobladores, incluso vehículos de la policía peruana sufrieron daños. Alegaron que si nos llevábamos el cuerpo, vendrá un castigo de la naturaleza", dijo a la Associated Press el viernes el cónsul boliviano en Puno, Perú, Eloy Poma.

"El jueves se reunieron medio centenar de pobladores para impedir el rescate, decían que la costumbre de la comunidad es que si se encuentra un cuerpo sin vida, éste debe quedar enterrado en la comunidad para augurar buena cosecha", acotó el cónsul, quien participó del rescate.

Hilarión Paye Quispe, de 47 años, era un vendedor de motores fuera de borda que hacía comercio en pueblos ribereños del Titicaca, un lago que comparten los dos países.

El 12 de septiembre fue hallado ahogado en la rivera del poblado peruano de Yanapata, a 1.326 kilómetros al sur de Lima y a 110 kilómetros al noroeste de La Paz.

En la otra orilla sus familiares lo buscaban en alrededores de su comunidad de Yapupata, Bolivia, a unos 30 kilómetros de donde fue encontrado el cuerpo.

El pasado sábado, comuneros peruanos enterraron a Paye en un descampado, no en un cementerio, como pago a la tierra para augurar buena cosecha, según Poma.

Los pobladores de la zona en ambos países son de origen aymara y devotos de ritos ancestrales a la Pachamama, que incluyen el sacrificio de llamas, pero no de humanos.