Los presidentes de Estados Unidos e Irán podrían reunirse por primera vez la próxima semana en un encuentro breve pero simbólico y significativo para mejorar las tensas relaciones entre ambos países. Un intercambio de cartas entre los dos mandatarios creó ya conjeturas de una reanudación de las atascadas negociaciones nucleares, aunque Irán seguramente pedirá una disminución de las sanciones internacionales a cambio de avances importantes.

Con gestos modestos y declaraciones esperanzadoras, los líderes iraníes al parecer han planteado la posibilidad de una distensión en su disputa nuclear con Estados Unidos. Cautelosamente optimista pero con escepticismo, Washington sopesa si los gestos recientes del presidente iraní Hassan Rouhani representan una política nueva o solamente un nuevo envoltorio.

"Las negociaciones con los iraníes son siempre difíciles", dijo el presidente Barack Obama en una reciente entrevista con la cadena de televisión ABC. "Creo que este nuevo presidente no las hará súbitamente más fáciles. Sin embargo, mi opinión es que si tenemos tanto una amenaza creíble de usar la fuerza, como una rigurosa gestión diplomática, se puede llegar a un acuerdo".

Tanto Obama como Rouhani estarán en Nueva York la semana próxima durante la reunión anual de la Asamblea General de Naciones Unidas. La Casa Blanca no ha descartado la posibilidad de un intercambio directo, aunque el vocero Jay Carney dijo que no se ha acordado un encuentro por ahora.

Obama ha dicho desde hace tiempo que estaría dispuesto a negociar con las autoridades iraníes si Teherán muestra su seriedad a la hora de reducir su programa nuclear.

"Han ocurrido muchas cosas interesantes de Teherán y el nuevo gobierno, cosas prometedoras", dijo Carney el jueves. "Sin embargo, las obras hablan con más fuerza que las palabras".

Irán dijo en repetidas ocasiones que desea una disminución de la sanciones como un primer paso para lograr avances significativos en sus negociaciones nucleares. Las sanciones impuestas por Estados Unidos y Europa han contribuido al rápido aumento de la inflación y la expansión del desempleo en Irán.

Teherán insiste que su programa nuclear tiene fines pacíficos y que enriquece uranio al nivel suficiente para obtener isótopos radiactivos y combustible destinado a los reactores nucleares. Sin embargo, las potencias occidentales, inclusive Estados Unidos, temen que Irán intenta fabricar ojivas atómicas.

___

El periodista de The Associated Press Brian Murphy en Dubai contribuyó a este despacho

___

Julie Pace y Lara Jakes están en Twitter como: https://twitter.com/jpaceDC y https://twitter.com/larajakesAP