Obama renueva autoridad para imponer sanciones a Mianmar

El presidente Barack Obama renovó por un año su autoridad para mantener sanciones contra Mianmar, en medio de una alarma internacional debido a la situación de los musulmanes rohingya, cuya huida masiva causó una crisis migratoria en el sudeste asiático.

La Casa Blanca notificó al Congreso sobre la renovación el viernes, cinco días antes de que expirara la autoridad existente. Dijo que a pesar del avance significativo en algunas reformas, persisten preocupaciones sobre conflictos y abusos a derechos humanos, sobre todo en las zonas de minorías étnicas y el estado de Rakhine.

Aunque era previsible la renovación, se da mientras se presume que miles de los rohingya desplazados --que huyeron de una situación similar al apartheid-- están varados en barcos en el mar de Andamán a causa de la mano dura contra traficantes de personas.

La huida de los rohingya en los últimos tres años es el éxodo en barco más grande de la región desde la guerra de Vietnam.

Estados Unidos hace un llamado a la región para "salvar vidas", pero Malasia, Indonesia y Tailandia no parecen querer aceptar a más rohingya.

El vocero del Departamento de Estado, Jeff Rathke, dijo que Estados Unidos ha exhortado a gobiernos de la región que no impidan la llegada de barcos. Dijo que el secretario de Estado, John Kerry, llamó a su contraparte tailandesa para discutir sobre la posibilidad de que Tailandia ofrezca alberge temporal a los migrantes. Rathke no dio a conocer su respuesta.

El desplazamiento de los rohingya ha sido un factor negativo en la histórica transición de décadas de dominio militar de Mianmar, un cambio que con frecuencia es promocionado como un éxito en la política exterior de Estados Unidos.

Estados Unidos redujo las sanciones económicas a Mianmar en 2012 para recompensar su apertura política, pero sigue limitando negocios con algunos individuos y compañías que considera que se oponen a la transición democrática o tienen lazos con Corea del Norte.