Obra de Matisse regresa a herederos de dueño legítimo

Una pintura de Matisse que fue saqueada por los nazis y formó parte del tesoro escondido de un coleccionista alemán, fue entregada el viernes a los herederos de un comerciante de arte judío.

"Mujer sentada en un sillón" de Henri Matisse era una de las primeras dos obras del vasto tesoro de Cornelius Gurlitt que serían devueltas a sus dueños legítimos.

El abogado Chris Marinello, que representa a los herederos del marchante Paul Rosenberg en París y viajó a Munich para recoger la pintura, dijo que estaba encantado con la devolución y que espera que el gobierno alemán "actúa con interés y transparencia en la revisión y resolución de otras quejas sobre las pinturas (en la colección) de Gurlitt".

Gurlitt murió el pasado mayo, unos meses después de que se supo que las autoridades habían incautado unas 1.400 obras en su apartamento de Munich mientras investigaban un caso de impuestos en el 2012. Las autoridades habían estado revisando si varios cientos de estas obras fueron saqueadas por los nazis a sus dueños.

Un museo suizo que aceptó la herencia de Gurlitt y una prima del coleccionista que ha peleado por el testamento prometieron asegurarse de que cualquier pieza saqueada será devuelta a sus verdaderos dueños.

El gobierno alemán firmó en marzo acuerdos de restitución para el Matisse y "Dos jinetes en la playa" de Max Liebermann, que había sido incautada al empresario David Friedmann.

Un tribunal en Munich que maneja el patrimonio de Gurlitt autorizó formalmente la devolución de las dos pinturas el martes luego que los herederos potenciales avalaron la movida. Thomas Pfaff, un vocero de la prima de Gurlitt, Uta Werner, dijo que la obra de Liebermann fue devuelta el miércoles.

Expertos han determinado que otras dos pinturas de la colección de Gurlitt fueron saqueadas por los nazis: "Pareja de músicos" de Carl Spitzweg y "El Sena visto desde el Puente Nuevo, al fondo, el Louvre" de Camille Pissarro.