Sentencian a muerte a atacante de maratón de Boston

Un jurado impuso el viernes la pena capital a Dzhokhar Tsarnaev, uno de los atacantes del maratón de Boston, haciendo a un lado el argumento de la defensa de que era sólo un "chico" influido por su hermano mayor que tenía ideas extremistas.

Tsarnaev, de 21 años, permaneció de pie con las manos entrelazadas al enterarse de la sentencia, decidida después de 14 horas de deliberaciones durante tres días, en el juicio por terrorismo que mayor interés ha suscitado en el país desde el caso del atentado con bomba perpetrado hace dos décadas en Oklahoma City.

La decisión prepara el terreno para lo que podría ser la primera ejecución en el país de un terrorista en la era posterior a los atentados del 11 de septiembre de 2001, aunque el caso posiblemente se alargará años debido a las apelaciones. Se decidió que la ejecución sea mediante inyección letal.

"Ahora se irá y nosotros podremos continuar con nuestras vidas. Justicia, en sus propias palabras, 'ojo por ojo''', dijo la víctima del atentado Sydney Corcoran, quien casi se desangró hasta morir en el incidente y cuya madre perdió ambas piernas.

Tres personas murieron en el ataque y más de 260 resultaron heridas cuando Tsarnaev y su hermano pusieron dos bombas de munición creadas con ollas de presión cerca de la línea de meta del maratón el 15 de abril de 2013. Los hermanos Tsarnaev también mataron a tiros a un policía del Instituto Tecnológico de Massachusetts en su huida.

El jurado de 12 miembros debía decidir por unanimidad la pena de muerte contra Tsarnaev; de lo contrario, recibiría de manera automática cadena perpetua sin posibilidad de libertad bajo fianza.

Al revisar los argumentos el jurado concluyó, entre otras cosas, que Tsarnaev no mostró arrepentimiento. Y rechazaron enfáticamente el argumento de la defensa sobre que fue incitado por su hermano mayor a participar en actos terroristas.

"Hoy los miembros del jurado han hablado. Dzhokhar Tsarnaev pagará por sus crímenes con su vida", dijo la fiscal federal Carmen Ortiz.

The Associated Press se puso en contacto con el padre de Tsarnaev, Anzor Tsarnaev, en la región rusa de Daguestán. El padre soltó un gemido profundo al escuchar la noticia y colgó el teléfono.

Los abogados de Tsarnaev no hicieron declaraciones al salir de la corte.

El ataque y la persecución de los responsables paralizó la ciudad por días y empañó el maratón, uno de las celebraciones más importantes de Boston, con una sombra que aún no ha podido quitarse de encima.

Tras la decisión del viernes, la secretaria de Justicia Loretta Lynch calificó el ataque como "cobarde", y agregó: "La pena capital es un castigo adecuado para este crimen horrible, y esperamos que cuando se cumpla la sentencia, esto ayude a que las víctimas y sus familias sientan que se ha cumplido".

Tsarnaev fue declarado culpable el mes pasado de los 30 cargos federales presentados en su contra, como uso de un arma de destrucción masiva. Diecisiete de los cargos conllevaban a una posible pena de muerte.

Sin embargo, la defensa arguyó que Dzhokhar era un chico impresionable de 19 años al que desvió del camino su hermano Tamerlan, de 26 años, que era dominante y explosivo, y el responsable de idear el plan para castigar a Estados Unidos por las guerras lanzadas en países islámicos.

Tamerlan murió días después del ataque cuando le disparó la policía y fue arrollado por Dzhokhar durante un intento de fuga caótico.

Los fiscales argumentaban que Dzhokhar era igual de responsable del ataque, pues es una persona sin escrúpulos que colocó una bomba en el pavimento junto a un grupo de niños, lo que provocó la muerte de un niño de 8 años.

También mencionaron el mensaje que grabó en el bote atrancado donde fue capturado en tierra: "Dejen de matar a nuestra gente inocente y nosotros nos detendremos". Los fiscales comenzaron a presentar sus argumentos para la sentencia con una fotografía de Dzhokhar haciendo una seña obscena a una cámara de seguridad en su celda meses después de su arresto.

La abogada de Tsarnaev, Judy Clarke, especialista en casos de pena capital, había reconocido desde el principio del juicio la participación de su defendido en los hechos al afirmar tajantemente: "Es responsable".

Massachusetts es un estado que se opone fuertemente a la pena de muerte. No se ha ejecutado a nadie desde 1947 y había temores de que la sentencia para Tsarnaev lo convertiría en mártir.

Pero otros argumentan que si la pena de muerte se debe reservar para "lo peor de lo peor", Tsarnaev entra en ese concepto.