Ligera alza en Wall Street; nuevo récord del S&P

Los índices bursátiles estadounidenses estuvieron la mayor parte del viernes oscilando entre pequeñas ganancias y pérdidas, pero los movimientos fueron suficientes para impulsar al Standard & Poor's a su segundo récord en alza en dos días.

El promedio industrial Dow Jones también registró una ganancia por segundo día seguido. El Nasdaq fue el único que mostró una tendencia distinta, al cerrar con una ligera pérdida.

Las acciones de empresas de servicios públicos estuvieron entre las que más ganaron luego de que los inversionistas sopesaron una mezcla de datos sobre la economía de Estados Unidos y noticias de ganancias corporativas. El precio del petróleo estadounidense descendió ligeramente, por lo que concluyó casi sin cambios por segunda semana seguida, apenas debajo de 60 dólares el barril.

A pesar del nuevo hito, en general fue un día de poco movimiento en Wall Street, ya que los corredores parecieron conformarse con evitar maniobras de gran magnitud luego del gran avance del jueves.

"De hecho, con frecuencia en estas situaciones hay un poco de presión para vender, ya que muchas personas buscan tomar ganancias" después de días de alzas, dijo JJ Kinahan, estratega en jefe de TD Ameritrade.

El Dow subió 20,32 puntos, el 0,1%, a 18.272,56, ubicándose a sólo 16 unidades del récord que estableció el 2 de marzo.

El índice S&P 500 ganó 1,63 puntos, el 0,1%, a 2.122,73, mientras que el Nasdaq retrocedió 2,50, también el 0,1%, a 5.048,29. Los tres índices han ganado terreno en el mes y el año.

Las transacciones comenzaron lentas el viernes en la mañana y permanecieron con pocos cambios en una jornada en la que los principales índices rondaron sus totales del día anterior.

Informes por separado el viernes ofrecieron una evaluación mixta de la manufactura en Estados Unidos. La Reserva Federal indicó que la actividad de las fábricas en Nueva York se incrementó ligeramente en mayo, lo que deja entrever que los fabricantes están comenzando a adaptarse a los desafíos planteados por la fortaleza del dólar, un descenso en los precios del petróleo y un menor gasto de los consumidores.

Mientras tanto, la producción industrial estadounidense bajó por quinto mes seguido en abril. La tendencia insinúa que la debilidad en la manufactura y la minería están pesando mucho en la economía.

Otros informes esta semana también han mostrado tendencias divergentes para la economía de Estados Unidos. El informe del Departamento de Comercio sobre las ventas al por menor para abril estuvo por debajo de lo pronosticado en Wall Street. Pero las cifras más recientes sobre las solicitudes de ayuda por desempleo y la inflación fueron más alentadoras.

"En un balance de lo ocurrido esta semana, los informes económicos han sido un poco sosos", dijo Bob Doll, principal estratega de valores en Nuveen Asset Management. "Estamos avanzando con dificultades y al mercado no le molesta".

Los precios de los bonos subieron. El rendimiento en la nota del Tesoro a 10 años cayó de 2,23% a 2,15%.

En transacciones de energéticos, el crudo estadounidense de referencia perdió 19 centavos y cerró en 59,69 dólares el barril en Nueva York, mientras que el crudo Brent para entrega en julio descendió 11 centavos y cerró en 66,81 dólares en Londres.