Jornaleros en Baja California logran mejora salarial

Los trabajadores agrícolas del estado de Baja California, el gobierno y empresarios alcanzaron el jueves un acuerdo que puede rebajar la tensión generada por la huelga y movilización de jornaleros desde hace meses en defensa de sus derechos.

Tras una reunión entre las partes en conflicto que se prolongó durante más de 18 horas, y en la que estuvo presente el gobernador del estado, Francisco Vega, además de funcionarios locales y federales, se concretaron 13 acuerdos recogidos en un comunicado emitido por la Secretaría de Gobernación y confirmado por el líder de los jornaleros.

Una de las reivindicaciones principales de los trabajadores, el salario de 200 pesos por día (unos 13 dólares), será asumida con fondos provenientes del gobierno federal, que completará los pagos realizados por los empresarios y duplicará el salario medio de 100 pesos al día (unos 6 dólares) que ganan ahora.

También se afiliará a todos los trabajadores al Seguro Social sin retenciones al salario; se permitirá la sindicalización de los trabajadores; las empresas deberán certificarse como libres de trabajo infantil, y se identificarán y atenderán las necesidades de mejora en vivienda, alimentación y condiciones de seguridad e higiene de los trabajadores a través de inspecciones de las autoridades laborales.

Fidel Sánchez, líder de los jornaleros del valle de San Quintín, dijo en declaraciones a una radiodifusora local que "lo que hemos conseguido fue algo importante para los jornaleros que vivimos y trabajamos en Baja California. Estamos satisfechos".

Una parte del aumento la asumirá la empresa, y el gobierno federal completará el dinero a partir del 24 de mayo.

También se acordó la liberación de cuatro jornaleros presos durante los enfrentamientos con la policía, para los que se pedían altas fianzas.

"Los cuatro compañeros a los que se les impuso una fianza quedarán libres y no pagarán un peso de fianza", afirmó Sánchez, que hizo hincapié en "la necesidad de inspecciones cada determinado tiempo para ver que las empresas estén cumpliendo los acuerdos".

Ni Sánchez ni las autoridades confirmaron que la huelga termina.

Sueldos de hambre, condiciones de vida miserables, horas extra que no eran abonadas y trabajo infantil llevaron a que a mediados de marzo, 50.000 peones agrícolas de San Vicente, Camalú, Colonet, Vicente Guerrero y San Quintín, todos distritos del municipio de Ensenada, comenzaran una huelga para demandar mejores salarios y condiciones laborales. Según cifras oficiales, el 46% de los trabajadores del estado no cuentan con asistencia sanitaria.

Los trabajadores cultivan frutas y verduras que tienen como destino principal la exportación hacia Estados Unidos.