Fiorina tuvo una experiencia empresarial complicada

En su intento por conseguir la candidatura presidencial republicana, Carly Fiorina se jacta de que su experiencia como directora general del fabricante de computadoras Hewlett-Packard demuestra que es "capaz de solucionar problemas con pruebas a la vista". Lo que los anuncios de su campaña no destacan es que ella fue despedida de ese cargo en 2005 después de un paso tormentoso.

Fiorina atribuyó su despido a un enfrentamiento súbito con los directores de HP, pero la mayoría de sus seis años como directora general fueron contenciosos. Eliminó más de 30.000 empleos y accedió a una fusión con la firma rival Compaq, que desencadenó una batalla con las familias de los fundadores de HP. La compañía no concretó algunos de sus principales objetivos financieros y, desde su contratación hasta su despido, el precio de sus acciones cayó más del 50%.

"Me despidieron en una trifulca en la junta de directores a lo largo de un período de dos semanas porque cuando uno desafía el estatus quo inevitablemente se gana enemigos", afirmó Fiorina el miércoles por la noche en la reunión de primavera del Comité Nacional Republicano en Arizona.

Por cierto, la junta de HP la contrató como una directiva ajena a la firma y con un mandato de cambios, que por lo general requieren decisiones impopulares y muchos analistas consideran que su iniciativa de adquirir Compaq, un acuerdo accionario por 25.000 millones de dólares, devolvió a HP su estatura como líder de la industria, pero como directora general disgustó a los empleados, a accionistas influyentes y a su propia junta de directores, que al final la sustituyó para concretar el acuerdo con Compaq.

"El día en que la despidieron, el mercado respondió y las acciones de HP subieron el 7%", comentó Jason Burnett, nieto del cofundador David Packard. "Esa es una clara señal"

Burnett culpa a Fiorina por una brusca caída en el valor de las acciones de la compañía y por los despidos que, según dijo, aplastaron la moral de una compañía que había promovido la cultura corporativa benevolente y tolerante del Silicon Valley. Fiorina adujo que la reducción de empleos fue necesaria después que estalló la burbuja de la industria tecnológica en 2001.

"Cuando uno atraviesa una recesión muy difícil también se requieren decisiones muy difíciles", afirmó en una conferencia reciente. "Todos los demás en la industria tecnológica tuvieron que tomar algunas de esas mismas decisiones difíciles".

Aunque empezó trabajando brevemente como secretaria, Fiorina fue escalando posiciones y llegó a ser presidenta de Lucent Technologies, desprendimiento de AT&T, hasta que HP la designó su ejecutiva principal en 1999. HP, con sede en Palo Alto, California, era notoria por sus innovaciones tecnológicas pero había dejado de crecer.

___

El periodista de The Associated Press Steve Peoples en Scottsdale, Arizona, contribuyó a este despacho.