MoMA dedica exposición a artista argentino Horacio Coppola

Las avenidas de Buenos Aires de noche, londinenses tomando un café o la pluma de un pájaro reposando sobre una mesa fueron imágenes que cautivaron al fotógrafo argentino Horacio Coppola.

Ahora el Museo de Arte Moderno de Nueva York dedica una exposición al artista, considerado por la institución como el padre de la fotografía moderna en Latinoamérica junto a su primera esposa, la alemana Grete Stern.

"From Bauhaus to Buenos Aires: Grete Stern and Horacio Coppola" incluye más de 300 obras de ambos artistas, provenientes de museos y colecciones privadas de Europa y las Américas, que se mostrarán en el museo desde el domingo hasta el 4 de octubre.

"Sus visiones son independientes, de muchas maneras", dijo Sarah Meister, una de las comisarias de la exposición, quien sin embargo destacó los elementos comunes en ambos artistas, como la influencia que tuvieron de un mismo tutor, Walter Peterhans, de la famosa escuela de arte alemana Staatliche Bauhaus.

La exposición examina los logros individuales de Stern y Coppola pero también el desarrollo paralelo de ambos fotógrafos, quienes destacaron en el movimiento vanguardista de la década de 1920 y 1930.

La mayoría de las obras, en blanco y negro, son fotografías y montajes fotográficos, además de cuatro filmes cortos experimentales de Coppola y algunas piezas de diseño gráfico.

Coppola, el menor de 10 hermanos, inició su trabajo en Buenos Aires a finales de la década de 1920. Allí se alejó de las tendencias fotográficas del momento para explorar efectos de luz y prismas y analizar significados metafóricos. En 1932 viajó a Alemania para estudiar en la escuela Bauhaus, donde conoció a Stern. Tras el auge del poder nazi, viajó por Europa y se unió después a Stern en Londres, donde se casaron en 1935. La pareja se trasladó a Buenos Aires y allí montó un estudio, produjo gran parte de su trabajo y se relacionó con los intelectuales de la época.

La colección de imágenes tomadas por Coppola de las calles de Buenos Aires a finales de la década de 1930 representa la culminación de su trabajo, explicó Meister, quien describió las fotos como el perfecto ejemplo de cómo el artista explicaba su visión personal y rendía homenaje a la arquitectura de la ciudad.

La exposición destaca además sus imágenes de objetos, y una de sus más famosas fotografías, "Huevo y piolín", de 1932, además de los retratos producidos por Stern.

Meister explicó que ella y otros comisarios de la exposición tuvieron que viajar a distintas partes del mundo para recopilar la mayor cantidad de imágenes producidas por Coppola, quien murió en 2012 a los 105 años.

___

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens