Muertes por armas de fuego aumentan en Brasil

Las muertes por armas de fuego ascendieron después de caer en años anteriores y dejaron más de 42.000 víctimas en 2012, o 116 por día, reveló el jueves un nuevo estudio de la UNESCO y el gobierno federal.

La tasa de muertes por disparos de armas fue de 21,9 muertes por cada 100.000 habitantes en el 2012, el último cuyos datos fueron disponibles para el análisis. Es el índice más alto desde el 2003 cuando ocurrían 22,2 muertes por cada 100.000 habitantes, según la investigación.

Las cifras muestran que el 2010 y 2011 comenzaron a mostrar una caída en el número de muertes y tasas de mortalidad por disparos de armas de fuego en Brasil, pero que la violencia volvió a rebotar en 2012.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) también resaltó que el 59% de las víctimas son adolescentes o jóvenes de entre 15 y 29 años de edad. La tasa de muertes entre jóvenes es la más alta desde 1980, cuando el gobierno comenzó a recopilar los datos.

El estudio también encontró que los afrobrasileños muertos por armas de fuego representaron el 73% de las víctimas, cuando solo abarcan poco más de la mitad de la población.

Aunque los estados de Sao Paulo y Rio de Janeiro redujeron a más de la mitad el número de muertos en la última década, las tasas subieron de nuevo entre el 2011 y 2012. Río de Janeiro se prepara para ser la ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos 2016 y montó esfuerzos en seguridad pública para sacar a las pandillas de las favelas con la denominada policía pacificadora.

Otros países como Venezuela y El Salvador tienen más del doble de tasas de muertes por armas de fuego que Brasil, con 55,4 y 45,6 muertes por cada 100.000 habitantes respectivamente, según el estudio. Mientras tanto, Estados Unidos registró menos de la mitad que el país sudamericano con 10,2 en 2010.