Mueren 18 en mezquita chií en Irak

Dos bombas ocultas dentro de unidades de aire acondicionado explotaron el viernes en una mezquita suní abarrotada de devotos en el norte de Bagdad, matando por lo menos a 18 personas, el brote de violencia más reciente del peor episodio de ataques en cinco años.

La violencia ha aumentado de forma notable desde abril, intensificando los temores de que el país caiga de nuevo en un derramamiento de sangre generalizado y una lucha sectaria que marcó los años posteriores a la invasión estadounidense de 2003.

Los últimos meses han sido los más mortíferos desde 2008. Más de 4.000 personas han muerto en hechos de violencia desde el principio de abril, de acuerdo con cifras de Naciones Unidas.

El ataque del viernes ocurrió en la ciudad de Samarra, donde el vicepresidente del concejo municipal dijo que las bombas fueron colocadas dentro de las unidades de aire acondicionado de la mezquita. Las explosiones sucedieron alrededor del mediodía, durante las plegarias del viernes. El funcionario, Mizhar Fleih, dijo que la explosión además lesionó por lo menos a 21 personas.

Fleih agregó que la mezquita Musaab Bin Omair resultó muy dañada en el atentado.

"Estamos preocupados de que los ataques a mezquitas suníes o chiíes apunten a la reviva el conflicto sectario en este país", afirmó.

Samarra, a 95 kilómetros (60 millas) al norte de la capital iraquí, es mayormente una ciudad suní y hogar de un venerado santuario chií.

También se ha registrado un alza en los ataques a mezquitas suníes en meses recientes. Si bien es posible que sea obra de suníes extremistas, las fuerzas rebeldes chiíes que por años se han mantenido inmóviles también podrían estar detrás de tales ataques.

La semana pasada, un atentado similar en una mezquita suní en el noreste de Bagdad mató a 33 fieles.