Los Warriors castigan a los Grizzlies, ponen la serie 3-2

A diferencia de hace apenas unos días, los Warriors de Golden State se ven de pronto vivos y en forma.

Stephen Curry tuvo un día digno de MVP, Klay Thompson salió de su mala racha de puntería y los Warriors se impusieron 98-78 a los Grizzlies de Memphis el miércoles por la noche, tomando la delantera 3-2 en su serie semifinal de la Conferencia Oeste.

"Es como el vino", dijo el jugador de los Warriors Draymond Green sobre aprender a frenar a Memphis. "Mejora con el tiempo".

Los Warriors mostraron la defensa mejor valorada de la liga, y por fin encontraron el ritmo desde larga distancia.

Curry anotó 18 puntos con seis triples y sumó un máximo personal de seis robos de balón para acompañar a sus siete rebotes y cinco asistencias. Thompson

Golden State puede expulsar a los Grizzlies en el Juego 6, que se disputa el viernes por la noche en Memphis.

"Creo que lo dije en los primeros partidos, 'Nuestra defensa fue lo bastante buena, pero no fue una defensa de campeonato''', comentó el técnico de los Warriors, Steve Kerr. "Me equivocaba. Esto es lo que va a hacer falta".

Con Tony Allen fuera de la cancha por una lesión en la pierna izquierda, los Grizzlies lucharon por contener a los tiradores de Golden State. Los Warriors encestaron 14 de sus 30 disparos desde la línea de triple, mientras que Memphis sólo acertó cuatro de 15 intentos de triple.

Marc Gasol anotó 18 puntos y 12 rebotes, y Zach Randolph tenía 13 puntos y 10 rebotes para un equipo que de pronto se vio al borde de la eliminación. Fue el día de menos puntos para Memphis en estos playoffs.

"Todo el mundo decía que no podíamos encestar porque Tony Allen no está. Encestamos 78 puntos sin él", dijo el entrenador de los Grizzlies, Dave Joerger.

"Están moviendo el balón. Consiguen mucha más penetración. Todos", dijo el jugador de los Grizzlies Mike Conley, que anotó 13 puntos con una máscara aún protegiendo su rostro tras una lesión. "Cuando haces eso, siempre es difícil parar".

Los Grizzlies esperaban encontrar un ritmo ofensivo que hiciera juego con la potencia encestadora de Golden State. En cambio Jeff Green y el veterano Vince Carter lucharon para poner la misma energía e intensidad en la defensa que Allen, vestido con traje en el banquillo y a menudo hacía gestos con instrucciones a sus compañeros.