Acusan a Mujica de improvisar con ex presos de Guantánamo

El canciller uruguayo dijo el miércoles que el presidente José Mujica actuó sin previsión cuando en 2014 recibió en Uruguay a seis ex prisioneros de la cárcel de Guantánamo y a 42 refugiados sirios.

Fue "una decisión que con toda sinceridad no fue debidamente prevista. No fue debidamente realizada. No podemos traer a seis ex presos de Guantánamo que están en una casa de una organización sindical", dijo Rodolfo Nin Novoa en declaraciones a radio Sarandí.

Cuatro de los seis refugiados de Guantánamo, que llegaron a Uruguay en diciembre, acampan desde hace tres semanas frente a la embajada de Estados Unidos en reclamo de una vivienda para cada uno y de más recursos económicos para instalarse en Uruguay. Hasta ahora han vivido todos juntos en una casa de la central sindical PIT-CNT, que dos de ellos abandonaron para ir unos días a un hote, mientras tuvieron dinero para pagarlo.

Nin dijo que se está cerca de llegar a un acuerdo con los manifestantes para que firmen un convenio y levanten su protesta. "Yo tengo muchas expectativas de que va a haber una solución. Hemos nombrado un asesor honorario que es Christian Mirza, que tiene un trato muy fluido con ellos", manifestó el canciller.

Mirza dijo el martes a The Associated Press que las negociaciones habían avanzado y que el acuerdo podría firmarse en los próximos días.

Nin Novoa agregó que la misma falta de previsión del gobierno que encabezaba Mujica se dio con la llegada de las familias sirias que Uruguay acogió como refugiadas en octubre de 2014.

El canciller dijo que los sirios estuvieron un mes "amontonados" en un hogar religioso. "Hubo un poco de falta de previsión es verdad. Por eso es que nosotros decidimos postergar la venida del segundo grupo de sirios, porque es un compromiso que tiene Uruguay con Naciones Unidas", agregó.

Sin embargo, aseguró que el segundo contingente de siete familias sirias llegará antes de fin de año.

"No vamos a hacer un papelón de decir que no ahora. Decidimos postergar para el último trimestre de este año para preparar adecuadamente la venida de siete familias aproximadamente. Estamos trabajando sobre este tema para que cuando vengan tengan ya un lugar de recepción, de acogida", agregó.

Al asumir en marzo, el presidente uruguayo Tabaré Vázquez, sucesor de Mujica y ambos integrantes del Frente Amplio, había anunciado que era necesario un "profundo análisis" de los efectos que ha tenido en la sociedad la llegada de refugiados sirios y de liberados de la cárcel de Guantánamo antes de decidir si se sigue adelante con esa política.