Corte Suprema defiende a longevo juez de crítica oficialista

La Corte Suprema de Justicia argentina defendió el miércoles a Carlos Fayt, el más longevo de sus integrantes, al avalar la forma en que votó recientemente a favor de la reelección del presidente del alto tribunal.

Los cuatro integrantes de la Corte firmaron ratificaron en una acordada la validez de la resolución de abril en la que respaldaron la continuidad del presidente del alto tribunal, Ricardo Lorenzetti, y señalaron que esas decisiones se pueden firmar "dentro o fuera del salón de acuerdos".

Entre los firmantes de la acordada de la fecha estuvo Fayt, de 97 años, al que el gobierno cuestiona su capacidad para ocupar un cargo debido a su avanzada edad.

El magistrado se presentó en la Corte Suprema luego de ser blanco de las críticas del oficialismo por haber estado ausente en los últimos encuentros mantenidos por sus colegas y de que la comisión de juicio político del Congreso iniciara una investigación para determinar su idoneidad para ejercer el cargo.

La presión sobre el magistrado se redobló cuando trascendió que había votado a favor de que Lorenzetti fuera reelegido como presidente de la Corte, sin estar presente en la reunión mantenida en el tribunal donde se tomó esa decisión.

Pero los cuatro integrantes de la Corte dijeron que la acordada de abril en que se avaló la continuidad del titular del tribunal había sido precedida días antes por un "acuerdo celebrado" por todos sus miembros y "da cuenta fidedigna de la deliberación llevada a cabo... siendo indiferente para su validez el lugar de la ciudad de Buenos Aires en que fue en definitiva firmada".

"Ha sido una práctica inveterada del tribunal -mantenida hasta su última composición- la irrelevancia de que sus decisiones tomadas con arreglo a las normas establecidas fuesen suscriptas dentro o fuera del salón de acuerdos del tribunal", agregó.

Centenares de personas se concentraron en las inmediaciones de la Corte para apoyar a Fayt, entre ellos opositores y juristas. El ex ministro de Justicia Ricardo Gil Lavedra dijo a periodistas que el gobierno pretende intimidar al magistrado y "conseguir su renuncia".

Los opositores sostienen que el gobierno pretende reemplazar a Fayt por un magistrado afín en momentos en que la justicia investiga el patrimonio de la presidenta y varios funcionarios fueron procesados por jueces y tribunales de segunda instancia.

El oficialismo no ha logrado imponer todavía en el Senado a su candidato para ocupar una vacante en el máximo tribunal con el fin de completar los cinco miembros que deben componerla.