Burundi: Se desconoce si el golpe de estado tuvo éxito

La capital de Burundi estaba en calma el miércoles por la noche pero se desconocía quién está a cargo del país luego de un día tumultuoso en el que miles de personas celebraron el intento de golpe de estado contra el presidente Pierre Nkurunziza.

El ejército se encuentra dividido entre los que son leales a Nkurinziza y los que respaldan el golpe de estado, dijo un alto oficial militar que insistió en el anonimato ya que no cuenta con autorización para hablar con la prensa. Ambas partes del ejército negociaban en la noche los pasos a seguir.

El intento de golpe se realizó mientras Nkurunziza se encontraba en la vecina Tanzania para una cumbre sobre los problemas de su nación. Un general del ejército anunció en una estación privada de radio que el presidente había sido liberado de sus funciones.

La policía se retiró de las calles de la capital, Bujumbura, luego del anuncio del general sobre el golpe de estado, y miles de personas festejaron la aparente nueva situación. La gente se volcó a las calles de la capital y aplaudió a las tropas que pasaban a bordo de tanques y camiones. Algunos de los soldados sonreían y uno de ellos levantó su fusil para agradecer a la multitud.

Pero algunos funcionarios permanecieron leales a Nkurinziza. La oficina del mandatario colocó un mensaje por la tarde en las cuentas del presidente en Facebook y Twitter en el que señaló que el intento de golpe de estado no había tenido éxito.

"Un grupo de soldados se amotinó esta mañana y realizó una declaración fantasiosa de golpe de estado", se lee en el comunicado. "Ese intento golpista fracasó y esas personas... son buscadas por la defensa y las fuerzas armadas para ser llevadas ante la justicia".

No se conocía el destino de Nkurunziza la noche del miércoles. Tras dejar la cumbre en Tanzania, el mandatario no regresó a Bujumbura y aterrizó en el aeropuerto de Entebbe en Uganda, de acuerdo con un alto mando de esa nación que solicitó el anonimato al no contar con autorización para hablar con la prensa. No dijo si Nkurunziza se quedó en Uganda o regresó a Tanzania.

La postulación de Nkurunziza para un tercer período generó protestas en las calles de la capital, en las que han muerto 15 personas.

Durante casi tres semanas de agitación, el ejército actuó como moderador entre la policía y los manifestantes que estaban en contra de un tercer periodo de Nkurunziza en el poder, por considerar que viola la Constitución y los acuerdos de paz de Arusha que pusieron fin a la guerra civil.