Nepal: Funcionarios piden evacuar edificios dañados

Funcionarios que usaban altavoces recorrieron el miércoles las calles dañadas por el terremoto en un pequeño pueblo de Nepal, pidiendo a los residentes que abandonen los edificios en riesgo de derrumbarse después de los dos terremotos registrados en menos de tres semanas.

Las órdenes de evacuación llegaron un día después de que el país, que estaba empezando la reconstrucción tras el devastador sismo del pasado 25 de abril, fue golpeado por un sismo de magnitud 7,3. El temblor del martes mató a al menos 76 personas y causó cerca de 2.700 heridos, además de deslaves que bloquearon carreteras y ralentizaron la entrega de suministros de primera necesidad.

"¡Hay peligro!", dijeron los funcionarios a través de los altavoces. "¡Abandonen los edificios!".

La mayoría de la gente, sin embargo, había huido a espacios abiertos el día anterior y pasaron la noche en tiendas de campaña o bajo lonas de plástico.

El movimiento telúrico del martes golpeó con fuerza Chautara, una localidad a los pies de la montaña que se había convertido en un centro de distribución para rescatistas y ayuda humanitaria tras el primer terremoto. Funcionarios dijeron que al menos tres personas murieron el martes allí y otras 60 sufrieron heridas.

Por otra parte, un helicóptero de la Infantería de Marina de Estados Unidos en el que viajaban seis efectivos de esa fuerza y dos soldados nepalíes desapareció cuando transportaba asistencia en el noreste de Nepal, dijeron funcionarios estadounidenses, aunque no ha habido indicios de que se haya estrellado.

Laxmi Dhakal, funcionario del Ministerio del Interior, dijo el miércoles que helicópteros del ejército estaban sobrevolando la zona de Sunkhani, a casi 80 kilómetros (50 millas) al noroeste de la capital, Katmandú, para intentar dar con el helicóptero desaparecido.

El sismo del martes, de magnitud 7,3 y cuyo epicentro estuvo entre Katmandú y el monte Everest, sacudió con mayor fuerza las laderas del Himalaya. La mayoría de los 65 muertos confirmados hasta el lunes por la mañana estaban en el distrito de Dolakha, al noreste de Katmandú, dijo el máximo responsable del distrito Prem Lal Lamichane.

"La gente está aterrorizada. Todo el mundo tiene miedo aquí. Pasaron la noche fuera, al aire libre", dijo Lamichane añadiendo que el gobierno se estaba quedando sin materiales de primera necesidad.

Pidió al gobierno que enviase más helicópteros y suministros al tiempo que explicó que había muchos heridos atrapados en aldeas.

El sismo del martes dejó también cerca de 2.000 heridos, según el último recuento del Ministerio del Interior. Pero se espera que la cifra aumente a medida que llegan reportes de personas atrapadas bajo los escombros en aisladas en aldeas del Himalaya, dijo la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas.

Los temblores se dejaron sentir también en otras partes de Asia. En la vecina India, al menos 16 personas murieron al caerles paredes o tejados sobre ellos, según el Ministerio de Interior del país. Medios chinos informaron de un fallecido en Tibet.

El sismo de magnitud 7,8 que remeció la zona el pasado 25 de abril mató a más de 8.150 personas, arrasó localidades enteras y dejó a cientos de miles de personas sin hogar en el peor desastre natural del país desde 1934. El Servicio Geológico de Estados Unidos dujo que el del martes fue la mayor réplica de ese.

Pero aunque el del martes fue aterrador y mortal, fue significativamente menos potente que el de abril y se localizó a más profundidad. Cálculos realizados por el geofísico experto en sismos Eric Hetland, de la Universidad de Michigan, indicaron que unas 65.000 personas estuvieron expuestas al "violento" temblor del martes -- frente a los 1,5 millones del 25 de abril.

El primer terremoto alejó a muchos de edificios que quedaron dañados y funcionarios en Katmandú y otras localidades informaron el martes del colapso de inmuebles vacíos.

Nepal, una nación muy pobre, ha solicitado miles de millones de dólares en asistencia a la comunidad internacional, así como expertos médicos para que atiendan a los heridos y helicópteros con el fin de que transporten alimentos y albergues temporales que se destinarían a los centenares de miles de personas que perdieron su casa y que resienten lluvias intempestivas.

En Washington, el capitán de la Armada Chris Sims dijo que el helicóptero Huey desparecido efectuaba operaciones de asistencia relacionadas con el desastre cerca de Charikot, en Nepal.

Un helicóptero indio que andaba en las cercanías escuchó una conversación por radio sobre un posible problema de combustible, dijo el coronel Steve Warren del ejército de Estados Unidos. El Huey, que transportaba lonas y arroz, lanzaba desde el aire suministros y se dirigía a un segundo lugar cuando se perdió la comunicación, agregó. Según Warren, no había humo ni otras señales de que se hubiera estrellado.

Debido a lo escarpado del terreno, el helicóptero quizá aterrizó en una zona donde fue imposible para la tripulación enviar alguna señal con un faro o un radio, señaló Warren.

En la capital, residentes atemorizados que habían regresado a sus viviendas hacía solo unos días volvieron a levantar tiendas el martes para dormir en campos vacíos, estacionamientos y veredas.

"Todo el mundo decía que los terremotos se habían terminado (...) No quiero creer a nadie", dijo Ram Hari Sah, un vendedor de 40 años.

__

Los periodistas Associated Press Binaj Gurubacharya en Katmandú, Tim Sullivan en Nueva Delhi y Lolita C. Baldor en Washington contribuyeron a este despacho.