Coalición opositora dice haber ganado elecciones en Guyana

Una coalición opositora que desafía al partido gobernante y la política de tinte racial que ha dominado Guyana desde hace tiempo indicó el martes que ganó las elecciones, aunque los resultados oficiales no han sido dados a conocer.

El dirigente de la opositora Unidad Nacional-Alianza para el Cambio, David Granger, les dijo a reporteros en la capital que el conteo que efectuó la coalición de los resultados disponibles de casi todas las casillas le da una ventaja substancial sobre el gobernante Partido Progresista del Pueblo.

La Comisión Electoral tiene previsto anunciar el miércoles los resultados oficiales.

Granger, un general retirado del ejército, señaló que el conteo que ha efectuado la coalición de los resultados publicados hasta ahora en casi todas las casillas muestra que ésta va adelante con más de 180.000 votos, frente a los 130.000 del PPP.

"No hay forma de que el PPP pueda disminuir esta brecha que hemos abierto", afirmó.

El partido en el poder indicó que es demasiado pronto como para determinar un ganador de la contienda. La Comisión Electoral de Guyana aún está contando boletas de partes remotas del país sudamericano.

El partido gobernante, la coalición y un puñado de partidos menores se disputan 65 escaños en el Parlamento.

El Centro Carter, que tenía observadores en casi todas las 300 casillas electorales, no reportó problemas importantes pese a choques aislados entre facciones rivales durante la votación del lunes.

"Todos los guyaneses deben estar orgullosos de lo ocurrido en las elecciones", afirmó el centro en una declaración. "Esto es especialmente cierto porque sus esfuerzos ocurrieron en una atmósfera de tensiones y ansiedad que, desafortunadamente, fue generada por importantes líderes políticos que azuzaron temores durante el proceso electoral".

El expresidente estadounidense Jimmy Carter salió del país justo antes de los comicios debido a un resfriado.

Seis partidos opositores integran la coalición multiétnica que ha planteado un desafío a la tradición de ejercer la política de acuerdo con líneas raciales en Guyana. El PPP, que ha controlado el Parlamento desde 1992, ha atraído tradicionalmente a las personas de origen indígena, mientras que la población de origen africano ha formado el corazón de la oposición.

Pero la coalición de Granger parece estar consiguiendo respaldo de ambas partes del espectro racial.