Gobernador insiste en un IVA para Puerto Rico

Los poderes ejecutivo y legislativo de Puerto Rico discuten el martes una nueva propuesta de Impuesto al Valor Agregado para estabilizar y levantar la rezagada economía de la isla.

A pesar de la oposición expresada previamente por los legisladores, el gobernador Alejandro García Padilla presentó en la víspera una propuesta de IVA de 13,25% y recortes por 300 millones de dólares para el presupuesto del año fiscal que inicia el 1 de julio.

"Es un asunto serio y el tiempo se acaba... Llegamos al punto donde tenemos que resolver el problema", insistió en una rueda de prensa en la que se mostró abierto a otras alternativas con tal de atajar la insuficiencia proyectada de 1.583 millones de dólares para el próximo año fiscal.

"El 13,25 por ciento es solo una idea. Puede ser otra", añadió. Si se aprueba una tasa de IVA más baja, habría que incrementar los recortes, que amenazan con reducir la jornada laboral de empleados públicos y dejar inoperantes a organizaciones sin fines de lucro que realizan tareas vitales para el gobierno.

El ejecutivo se reunió la noche del lunes con los legisladores de su partido para asegurar que tiene su apoyo, pero faltaron a la reunión cuatro de los seis representantes que hace dos semanas lograron descarrilar un acuerdo para reducir su propuesta original de 16% a 14%.

García Padilla se mostró confiado en que una reunión que sostendrá el jueves con legisladores y otros funcionarios gubernamentales permitirá elaborar un proyecto de ley de consenso que pueda ser aprobado en ambos cuerpos legislativos.

Opinó que una vez se apruebe el IVA, tomaría menos de un año implantar todas sus fases.

El partido de García Padilla domina la Cámara y el Senado, pero ya varios legisladores han expresado su oposición a la tasa de 13,25 por entender que impacta negativamente a los ciudadanos.

Ante la posibilidad de que su nueva propuesta no pase el cedazo legislativo, manifestó que va a seguir presentando alternativas. "Ese es mi trabajo, no rendirme", acotó.

García Padilla también dijo que las autoridades esperaron demasiado tiempo para emitir cerca de 2.900 millones en bonos para ayudar a generar ingresos adicionales, lo que ahora depende de los esfuerzos para presentar un presupuesto equilibrado.

Aunque economistas y críticos han dicho que la economía de la isla no aguantaría un nuevo impuesto, el Ejecutivo insiste en que es necesario para evitar un posible cierre del gobierno a principios de julio.

El territorio estadounidense de 3,5 millones de habitantes ya va por su octavo año de recesión y lucha con una deuda pública de 72.000 millones de dólares y una tasa de desempleo de 11,8 por ciento, el más alto en comparación con cualquier estado de Estados Unidos.