Intentos de fuga y ataques en Irak: 37 muertos

Intentos de fuga en dos importantes cárceles en las afueras de Bagdad cobraron la vida de al menos 25 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes, horas después de que otros 12 soldados murieron en un ataque suicida con coche bomba el lunes, dijeron las autoridades.

Las informaciones eran confusas sobre si algunos de los reclusos lograron escapar. Los medios informativos locales y ciberpáginas yihadistas dijeron que algunos presos lograron fugarse, pero las autoridades no tenían información oficial. Varios miles de reclusos son insurgentes, entre ellos miembros de una rama iraquí de al-Qaida que fueron hallados culpables de terrorismo.

Los ataques a las prisiones, que comenzaron el domingo por la noche en dos centros penitenciarios --Taji y Abu Ghraib, ambos en las afueras de la capital-- son el más reciente indicio del deterioro de las condiciones de seguridad en todo el país. Las fuerzas del gobierno buscaron en los alrededores en busca de atacantes y los guardias en Taji estaban en alerta máxima, con fusiles automáticos el lunes por la mañana.

Los atacantes detonaron bombas y lanzaron rondas de mortero a la cárcel de Taji, 20 kilómetros (12 millas) al norte de Bagdad. Un atacante suicida detonó entonces sus explosivos en la puerta principal mientras otro atacante murió inmolándose en un punto cercano, detonando un enfrentamiento armado entre milicianos y los guardias, según la policía.

El tiroteo duró unas dos horas en la parte exterior, mientras los reclusos prendían fuego a las frazadas y el mobiliario de la prisión, agregó la policía.

Quince soldados murieron y otros 13 quedaron heridos en el ataque de la prisión de Taji, dijeron. Por lo menos seis milicianos murieron también en el combate.

Un ataque similar ocurrió en la prisión de Abu Ghraib, en los suburbios al oeste de la capital iraquí. Los insurgentes atacaron los muros de la prisión con un coche bomba y rondas de mortero. Por lo menos un miliciano con explosivos se inmoló en la entrada principal.

Diez policías murieron y otros 19 estaban heridos, agregaron las autoridades. Cuatro milicianos murieron en ese ataque.

Las fuerzas de seguridad dijeron que después de los ataques, cerca de ambas prisiones hallaron coches bomba y cinturones con explosivos, ambos sin estallar.

Las prisiones de Taji y Abu Ghraib fueron administradas previamente por los militares estadounidenses, que entregaron el control de ambas a las autoridades iraquíes antes de la partida de las tropas norteamericanas en diciembre de 2011.

Previamente, un atacante suicida estrelló su coche cargado con explosivos contra una patrulla del ejército en el norte de Irak el lunes por la mañana, matando a por lo menos 12 personas, informaron policías y funcionarios médicos.

El atacante suicida atacó la patrulla mientras viaja en una zona residencial en la ciudad de Mosul, matando a nueve soldados y tres civiles, dijo un policía. Agregó que otras 14 personas, incluidos cuatro civiles resultaron heridos.

Mosul, a 360 kilómetros (220 millas) al noroeste de Bagdad, es uno de los principales focos de conflicto de Irak. Una reciente ola de violencia ha matado a más de 2.000 iraquíes desde abril, el peor brote de violencia en cinco años.

___

Los periodistas de The Associated Press Adam Schreck y Qassim Abdul-Zahra contribuyeron a este despacho in Bagdad.