Ministro egipcio renuncia ante escándalo de tintes elitistas

El ministro de Justicia de Egipto renunció el lunes ante el escándalo público que suscitaron sus palabras de que los hijos de los recolectores de basura son demasiado humildes como para que algún día pudieran convertirse en jueces.

Después de que Mahfouz Saber hiciera sus declaraciones el domingo en la noche durante una entrevista por televisión, numerosos egipcios censuraron de inmediato en las redes sociales lo que describieron como el elitismo y la arrogancia del poder judicial en Egipto, al que de por sí llueven críticas por las severas sentencias impuestas a los oponentes del gobierno.

El primer ministro Ibrahim Mahlab dijo en un comunicado que Saber había presentado su renuncia "por respeto a la opinión pública".

En la entrevista con el canal 10 de la televisión privada, Saber enfrentó una pregunta relacionada a denuncias de favoritismo en el nombramiento de jueces.

Cuando el ministro de Justicia dijo que los nombramientos se hacen de acuerdo con referentes objetivos, el entrevistador preguntó: "¿Entonces podría ser designado juez el hijo de un recolector de basura?".

"No vayamos a los extremos", respondió Saber.

"Con el debido respeto a los recolectores de basura y a quienes estén arriba o debajo de ellos, un juez debe provenir de un ambiente adecuado", agregó. "Hay que dar las gracias a un recolector que cría y educa a sus hijos, pero hay otros empleos que éstos podrían tomar".

Según el ministro, si los hijos de los recolectores de basura se convirtieran en jueces tendrían problemas, a la larga sufrirían depresión y abandonarían el cargo.

El lunes, el jefe de los recolectores de basura de El Cairo, Shahata Muqdis, respondió fuerte y dijo al periódico Youm Al-Sabea que "el hijo de un recolector de basura puede ser más inteligente que el hijo de usted. Y el hijo de un recolector de basura jamás se avergonzará de su padre".