Sequía obliga a racionar agua en Dominicana y Puerto Rico

Una sequía estacional que mantiene en niveles mínimos varias represas de República Dominicana y Puerto Rico obligó a racionar el agua potable y comienza a afectar los bosques y la producción agrícola y ganadera, según autoridades de ambos Estados.

El descenso del nivel de los embalses "es preocupante", dijo el lunes Olgo Fernández, director del organismo que administra las presas de República Dominicana. "Estamos en rojo", insistió el funcionario en referencia a que sólo dos de las represas tienen un nivel medio.

De acuerdo con datos de la institución, las presas que proveen agua a Santo Domingo y Santiago, las dos principales ciudades, están en niveles mínimos debido a la falta de lluvias que ha afectado a gran parte del país en lo que va de año. Los ríos que nutren las presas redujeron su caudal un 50%.

La sequía ha reducido el suministro de agua potable a miles de personas en más de 800 barrios, por lo que las autoridades comenzaron desde principios de abril a distribuir el líquido mediante camiones cisterna.

Alejandro Montás, director de la institución que suministra el agua a la capital, detalló que esa entidad incrementó a 72 el número de camiones cisterna que distribuyen agua a diario.

Por su parte, la asociación de lecheros aseguró que su producción se ha reducido 30% debido a la falta de lluvias y dijo que teme que el ganado comience a morir.

El meteorólogo Martín Mata, de la oficina dominicana de meteorología, indicó que debido a una vaguada se esperaban lluvias durante los tres primeros días de la semana, pero admitió que esas precipitaciones no serían suficientes para elevar de forma significativa el nivel de los embalses.

En Puerto Rico, las autoridades anunciaron el lunes que a partir del miércoles comenzarán un programa de racionamiento del agua potable que afectará a unas 640.000 personas en cinco municipios, incluida su turística capital.

El plan interrumpirá el agua potable cada 24 horas en San Juan, Trujillo Alto, Canóvanas, Carolina y Gurabo, informó el presidente de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, Alberto Lázaro.

Según el servicio de meteorología en San Juan, cerca de 50% la isla está bajo la clasificación "atípicamente seco" y otro 7% en "sequía moderada".

Las temporada de menos lluvia en República Dominicana y Puerto Rico es entre febrero y marzo, pero este año se ha extendido.

Lázaro advirtió en rueda de prensa que el panorama para los próximos meses es que continuará el tiempo seco y no descartó que más adelante sea necesario expandir el horario del racionamiento e incluso el número de municipios.

La sequía también ha comenzado a afectar cosechas agrícolas y se ha registrado un alza en los incendios forestales.

El Ministerio de Medio Ambiente dominicano estima que cerca de 1.260 hectáreas de bosques fueron consumidas por el fuego en las dos últimas semanas. Aunque las autoridades creen que algunos incendios fueron provocados, la falta de lluvias ayudó a su propagación.

En tanto, el gobernador puertorriqueño Alejandro García Padilla firmó una orden ejecutiva para declarar un estado de emergencia respecto al uso de las aguas por sequía y establecer un plan para minimizar el impacto del racionamiento del líquido al turismo, la educación y la salud.

------

Lilliam Irizarry contribuyó a este despacho desde San Juan.