Migrantes no serán devueltos contra su voluntad a África

Los refugiados y migrantes que sean interceptados en alta mar no "serán devueltos en contra de su voluntad", aseguró el lunes la principal diplomática de la Unión Europea al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, al referirse a la operación marítima planeada por la Unión Europea para combatir la creciente ola de tráfico de inmigrantes en el norte de África.

Federica Mogherini habló ante el consejo mientras las 28 naciones de la Unión Europea se preparan para comenzar a tomar decisiones la próxima semana sobre una operación para identificar, capturar y destruir las embarcaciones utilizadas por los traficantes de personas.

Al subrayar la gravedad de la crisis mientras los migrantes siguen zarpando desde la costa del norte de África rumbo a Europa en travesías en las que mueren muchos de ellos, Mogherini dijo a la prensa que la Unión Europea está preparada para dar ciertos pasos antes de que el consejo adopte cualquier resolución que autorice la operación, incluso cuando se espera que en cuestión de horas comience a circular una propuesta entre los 15 miembros del consejo. No aclaró cuales serían esas medidas.

Se mantiene la preocupación, incluso entre algunos miembros del consejo, de que los migrantes puedan resultar lastimados, devueltos o que no se les permita buscar una mejor vida. "Nadie está pensando en bombardeos", subrayó Mogherini de manera enérgica.

Cuando se le preguntó por la postura rusa, que se ha opuesto a destruir las embarcaciones de los traficantes, aclaró que no ha encontrado resistencia de ningún miembro del consejo. Pero aclaró que aún hay mucho por trabajo pendiente en la propuesta de resolución del consejo, aunque estaba "muy confiada" sobre la disposición política del consejo en los dos objetivos principales: Salvar vidas y combatir a los traficantes de migrantes, algunos de los que, dijo, "están vinculados, y algunas veces financiados, a actividades terroristas".

El representante especial de migración internacional de Naciones Unidas dijo al consejo que casi la mitad de las personas que llegan a Europa califican como refugiados. Peter Sutherland elogió la propuesta de un sistema conjunto de la Unión Europea, en el que los países comparten la carga de los acuerdos de refugiados, aunque encontrar el acuerdo requerido por parte de todas las naciones miembros es un desafío por sí mismo. Algunos países ya han expresado objeción al respecto.