Duro golpe de autoridades colombianas a la minería ilegal

Las autoridades colombianas aseguraron el lunes que dieron el golpe más duro de la última década a la minería ilegal al capturar en varias zonas del sur del país a 59 personas, entre ellas varios guerrilleros de las FARC.

Con el operativo "se logró impedir que 20.050 millones de pesos (casi 8,5 millones de dólares) ingresaran a las arcas" de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), indicó el Ministerio de Defensa.

Unos 600 hombres de las fuerzas del orden participaron en el operativo y fueron apoyados por 22 aeronaves e innumerables botes de río, explicó en rueda de prensa el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón.

"La minería criminal se ha venido convirtiendo en la principal fuente de financiamiento de muchas de las actividades de los grupos terroristas, de las bandas criminales y el crimen organizado en general", enfatizó Pinzón.

Según dijo, la minería ilegal no sólo genera fondos ilegales, también provoca la destrucción del medio ambiente.

En la mina de Cerro Tigre, por extracción de tungsteno, las FARC recibían por ellas 4.500 millones de pesos (1,9 millón de dólares), indicó un reporte oficial del Ministerio de Defensa. En tanto en Campo Alegre, por la extracción de oro la guerrilla cobraba por cada kilogramo 13 millones de pesos (5.500 dólares) para recibir mensualmente en total 13.050 millones de pesos (5,5 millones de dólares). Finalmente en Naquén, por la extracción de minerales estratégicos las FARC recibían 2.500 millones de pesos (un poco más de un millón de dólares).

Los 59 detenidos -de ellos 12 guerrilleros de las FARC- serán procesados por los delitos de invasión de área protegida, porte ilegal de armas de fuego, daño de recursos naturales, contaminación ambiental por explotación ilícita de yacimiento minero y delitos conexos como trata de personas, reclutamiento ilícito de menores de edad, extorsión y narcotráfico.

Desde fines de 2012 el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC adelantan en Cuba un proceso de paz para tratar de poner fin a más de 50 años de confrontaciones entre las partes.