Grecia y acreedores avanzan en negociación de rescate

Las negociaciones sobre el rescate financiero a Grecia han logrado avances "pero se necesita más trabajo y esfuerzo" antes de alcanzar un acuerdo para que el país escaso de liquidez reciba una inyección de recursos, dijo el principal funcionario de la eurozona.

Jeroen Dijsselbloem afirmó el lunes tras una reunión de los 19 ministros de Finanzas de la zona euro que las negociaciones "avanzaron" y que se lograron "importantes progresos".

Sin embargo, aclaró que "se necesita más tiempo para zanjar las diferencias restantes" para alcanzar un compromiso amplio sobre las reformas que Grecia debe aplicar a cambio de más préstamos.

Advirtió además que si Grecia desea efectuar un referendo sobre cualquier acuerdo eventual, podría retener el pago de los fondos, que los acreedores solo entregarán cuando sean aplicadas las reformas.

Antes, Grecia dio el visto bueno para que el martes se haga un cuantioso pago de deuda al Fondo Monetario Internacional.

El ministro de finanzas griego Yanis Varoufakis dijo que "ha habido considerable convergencia" en las conversaciones de las recientes semanas pero que se debía principalmente a concesiones de su gobierno.

Admitió su decepción de que todavía no haya un acuerdo firme para entregar los préstamos de rescate a Grecia pero aseguró que las conversaciones en marcha se llevaban a cabo "con buenos ánimos".

El gobierno de Atenas debe asegurar un acuerdo con sus acreedores para obtener una de las cuotas retrasadas de préstamo de rescate, de 7.200 millones de euros (8.000 millones de dólares), que le ayudará a pagar deudas futuras.

Un alto funcionario del gobierno griego en Atenas dijo el lunes que se dio la orden de pagar 757 millones de euros (844 millones de dólares). Pidió no ser identificado pendiente el pago formal.

Las demoras en el proceso hicieron caer en 2,5% los precios de las acciones en la bolsa de Atenas el lunes, mientras las tasas de préstamos a dos años volvieron a superar el 21%.

Grecia se enfrenta a una crisis de liquidez. Sin el dinero, podría ir a la quiebra en cuestión de semanas y, posiblemente, tendría que abandonar el euro como moneda común.

Al llegar a la reunión en Bruselas, los ministros de Finanzas de la zona euro de 19 países dijeron que se ha avanzado desde que la última de estas reuniones, en abril, terminó acremente.

La mayoría de los observadores creen que el gobierno federal griego será capaz de hacer una amortización el martes de 770 millones de euros al FMI --uno de sus muchos acreedores_, pero sólo después de reunir suficientes fondos tomados de gobiernos locales y entidades estatales, como hospitales.

Sin embargo, Grecia pasará cada vez más dificultades para cumplir con otras obligaciones financieras y pagar los salarios estatales y las pensiones, pues su economía se encamina a una nueva recesión y no puede pedir prestado en los mercados internacionales de bonos a costos asequibles.

Sin el dinero del rescate --que ha sido retenido durante meses a la espera de avances en las negociaciones_, Grecia se enfrenta a la perspectiva de cesar los pagos de sus deudas, introducir controles al libre flujo de capitales y abandonar el euro. A pesar de tres meses de conversaciones, Grecia y sus acreedores no han logrado ponerse de acuerdo sobre nuevas reformas y ahorros que Atenas necesita para calificar para recibir las cuotas del préstamo.

Grecia no ha recibido más fondos de rescate desde agosto pasado y ha tenido que depender de sus recursos propios.