Centenares de veteranos de la guerra de la fuerza armada de El Salvador llegaron el jueves a la capital para marchar hasta la Asamblea Legislativa para exigir la aprobación de una ley que les garantice el pago de una indemnización, pensiones y otras prestaciones.

Los dirigentes del grupo de veteranos de guerra denunciaron que tres de sus compañeros resultaron lesionados con esquirlas de bala, al desafiar a la policía nacional en la periferia oeste de la capital, donde las autoridades colocaron retenes tratando de impedir su paso.

El oficial de la policía Otto Urrutia, dijo a los periodistas que los ex combatientes "se llevaron a un lesionado, pero no quisieron que les diéramos ayuda, que ellos lo llevarían al hospital donde y que pondrían una denuncia por considerar que hubo un mal procedimiento de la policía".

"Si se presenta la denuncia se investigará", dijo el oficial de la policía.

"El oficial que estaba a cargo del retén se puso nerviosos y disparó", afirmó uno de los veteranos que se vestía ropas militares y cubría su rostro con una pañoleta.

Juan Hernández, uno de los dirigentes de los veteranos, explicó que "estamos exigiendo el pago de pensiones vitalicias, la indemnización, acceso a tierras para todos, casas y atención de salud, así como créditos blandos para que pidamos trabajar".

Una comisión de los ex combatientes de la fuerza armada ingresó a la Asamblea Legislativa para presentar su petición a diputados de la Comisión de Hacienda, que se comprometieron a estudiar sus peticiones.

"Se ha recibido la carta y se hará del conocimiento de todos los diputados de la Comisión (de Hacienda)", manifestó el diputado Damián Alegría, del ex guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

La Asamblea Legislativa estudia dos anteproyectos de ley para beneficiar a los veteranos de la fuerza armada y a los ex combatientes del FMLN, pero luego de más de un año los diputados anunciaron que la Comisión de Hacienda buscará encontrar una solución única, que favorezca a los dos bandos.

Los veteranos de la fuerza armada exigen una indemnización de 5.000 dólares y una pensión vitalicia de 350 mensuales para más de 80.000 personas, mientras que unos 26.000 ex guerrilleros piden una pensión equivalente de 210 dólares mensuales.

Recientemente la diputada del FMLN, Lorena Peña, que preside la Comisión de Hacienda, explicó que los veteranos de la fuerza armada están pidiendo más o menos 700 millones de dólares al año, y los del FMLN 64 millones de dólares al año y "son cifras exorbitantes".

Con la firma de los acuerdos de paz de 1992 que pusieron fin a 12 años de la guerra civil en este país, la Organización de las Naciones Unidas registró unos 15.000 desmovilizados del ex guerrillero Frente, pero luego se alegó que no todos fueron censados. Más de 75.000 personas murieron en el conflicto y otras 12.000 desaparecieron.

Tras la desmovilización los ex guerrilleros censados recibieron tierras y ayuda de capacitación de parte del gobierno, pero posteriormente pidieron que los beneficios se extendieran a los familiares de sus compañeros caídos y a los que no fueron incluidos en la nómina registrada por la ONU.

No se conocen las cifras exactas de los desmovilizados de la fuerza armada.