Pierce y los Wizards fulminan a los Hawks

Fue una jugada que los Wizards incorporaron a su ofensiva el día previa, y se elaboró para alguien, Paul Pierce, que lleva casi dos décadas ejecutándola.

Con tres defensores encima y en el último aliento del partido, Pierce encestó un disparo desde unos seis metros (21 pies) que dio contra el tablero y entró para que los Wizards de Washington derrotasen 103-101 a los Hawks de Atlanta.

El triunfo dejó a los Wizards arriba 2-1 en la semifinal de la Conferencia del Este. Y lo lograron pese a la ausencia del lesionado John Wall y haber dilapidado una ventaja de 21 puntos en el último cuarto.

Al salir de la cancha, Pierce debió responder a la gran pregunta sobre si había cantado darle al tablero en el disparo.

"Canté, ¡Partido!''', gritó Pierce.

Se divirtió más en su rueda de prensa: "Usualmente, reservo esa clase de tiros para las últimas rondas".

Cuando alguien le dijo que Dennis Schroder, uno de los Hawks que infructuosamente trató de impedirle el enceste de la victoria, lo describió como "un tiro con suerte", Pierce no se inmutó.

Refiriéndose a su larga trayectoria en la NBA, Pierce replicó: "Supongo que Schroder sale a decir eso, ya que es un jovencito. ... No ha podido verlo hacer una y otra vez los últimos 17 años".

Pierce tiene 37 años y padece de una molestia en la espalda que de vez en cuando le afecta, incluso en el primer tiempo el sábado.

Ganó un campeonato con los Celtics de Boston en 2008, y sabe muy bien que se le agota el tiempo en su carrera.

"Aún estoy gozando el momento", dijo Pierce. "No creo que quedan muchos momentos más como este".

Washington no pudo contar con Wall, su estelar armador, por segundo partido seguido debido tras fracturarse la mano izquierdo. Pero los Hawks la pasaron mal durante la mayor parte del duelo.

Los locales Wizards ganaban por 21 puntos con menos 10 minutos por jugar. La ventaja se evaporó cuando una ofensiva 17-0 de Atlanta les dejó a solo tres puntos con algo más de tres minutos para el final. Un triple de Mike Muscala con 14,1 segundos restantes empató el partido.

Sin embargo, Pierce se atrevió mientras el reloj expiraba y terminó con la espalda en el suelo con ambos brazos extendidos. Bradley Beal, que sumó 17 unidades y siete asistencias, fue el primero en felicitar al veterano de 37 años.

Poco después, los otros Wizards rodearon a Pierce, y Wall saltaba de un lado a otro cerca del grupo.

El cuarto partido de la serie será el lunes en Washington.

Fue el segundo día seguido que un tiro que dio contra el tablero sentenció un partido de los playoffs de la NBA. Derrick Rose embocó un triple el viernes para darle a Chicago la victoria 99-96 sobre Cleveland.

Pierce anotó 13 puntos y acertó tres de los 10 triples de los Wizards.

Nené, que totalizó dos tantos en los primeros dos partidos de la serie, aportó 17 por los Wizards en el tercer encuentro, lo mismo que Otto Porter.

El brasileño falló su primer tiro del sábado, lo que lo colocaba de 10-0 en las semifinales, pero luego acertó sus siguientes seis disparos, entre ellos un gancho dentro del área, un enceste fino bajo el aro, un tiro a media distancia y una jugada de tres unidades después de disputar un balón perdido de Paul Millsap.

Schroder y Jeff Teague encabezaron el ataque de Atlanta con 18 puntos cada uno. El dominicano Al Horford aportó 12 puntos con 10 rebotes.

Millsap no formó parte de la alineación titular debido a síntomas de gripe, y lució lento una vez que ingresó al juego. Llegó al partido con promedios de 15,9 puntos y 10,1 rebotes en postemporada y apenas contribuyó con ocho tantos y dos rebotes el sábado.

Wall, mientras tanto, se limitó a ver a sus compañeros mejorar su marca a 6-1 en los playoffs, y 3-0 en casa.

El base sufrió cinco fracturas en su mano y muñeca izquierdas, lesiones que sufrió durante una caída en el primer juego de la serie, un triunfo de Washington en Atlanta.