Precandidatos republicanos buscan sobresalir en debate

Los republicanos que buscan la candidatura presidencial de su partido con vistas al 2016 se concentraron el sábado en superarse unos a otros en la afirmación de que el presidente Barack Obama es un mandatario fallido.

Sin embargo, golpear a Obama con las críticas habituales --desde su reforma de salud de 2010 hasta las acusaciones de que ha cometido errores en política exterior y el incremento de la deuda nacional durante su periodo al frente del país-- dificultó al grupo de aspirantes a la Casa Blanca diferenciarse de sus rivales durante una mesa redonda en Carolina del Sur que organizó el grupo conservador Citizens United (Ciudadanos Unidos).

El gobernador de Wisconsin, Scott Walker, presumió de su habilidad para vencer a quienquiera que sea el abanderado presidencial demócrata y recordó a los simpatizantes que ganó tres elecciones estatales en cuatro años en un estado en el que Obama triunfó dos veces.

"La última vez que un republicano ganó el estado en camino a la presidencia fue en 1984", subrayó. "Es un estado complicado".

También recordó al auditorio su decisión de luchar por el puesto de director ejecutivo del condado de Milwaukee, de marcada tendencia demócrata. "Nunca antes hubo un republicano en ese puesto", dijo.

Carly Fiorina, ex directora general de Hewlett-Packard, prosiguió su táctica de atacar a Hillary Rodham Clinton, la favorita del momento para ganar la candidatura presidencial demócrata con vistas a los comicios de 2016.

"(Clinton) no es digna de confianza y carece de un historial de logros", declaró Fiorina.

En una entrevista antes de su turno en el estrado, el gobernador de Louisiana, Bobby Jindal, mencionó su trabajo en la elaboración de políticas, al afirmar que él es el único de todos los precandidato que "ha dedicado los últimos 18 meses a presentar propuestas detalladas sobre atención de salud, política exterior y energía".

Ya en escena, Jindal dedicó bastante tiempo a exaltar sus credenciales como un conservador social, incluido su rechazo a las críticas de algunos sectores de la comunidad empresarial a las leyes de "libertad religiosa" que se han convertido en una aspecto controvertido dentro del debate nacional sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.

"Ni siquiera gasten su aliento intentando intimidar al gobernador de Louisiana", dijo Jindal, al reiterar lo que describió como su mensaje a líderes empresariales.

Rick Santorum, quien ganó las asambleas partidarias de Iowa en 2012 antes de caer ante Mitt Romney, que a la postre fue el nominado, advirtió que las aspiraciones de los republicanos por volver a la Casa Blanca tras las dos legislaturas de Obama deben concentrarse en convencer a los votantes de la clase trabajadora.

"Debemos ser un partido a favor de los trabajadores", dijo. "Debemos ser el partido que haga llegar la recuperación de la economía a todas las personas. Hay millones y millones de estadounidenses que tienen problemas económicos".

El senador Marco Rubio, de Florida, censuró la política exterior de Obama al afirmar que el país debe asumir una postura más estricta frente a los terroristas. Rubio utilizó una cita de la película "Taken": "Los buscaremos, los encontraremos y los mataremos".

El senador Ted Cruz, de Texas, se reafirmó sin reparos en su estrategia en el Capitolio, donde contribuyó al cierre parcial del gobierno en 2013. En su intervención, dijo a los simpatizantes que deberían comparar su estilo con el de sus contrincantes, todos los cuales insisten en que son conservadores.

"¿Han visto alguno hoy aquí decir 'soy un moderado de la corriente principal que no defiende nada?''', preguntó. "¿Entonces cómo pueden distinguir la diferencia? Las escrituras nos dicen 'por sus frutos los conoceréis". Eso significa, dijo en palabras dirigidas a los candidatos, "ustedes dicen creer en esos principios. ¿Cuándo los han propugnado?".

Rick Perry, exgobernador de Texas, dirigió una andanada de críticas a Obama y sus políticas que suscitaron la ovación entre el auditorio. Sus críticas abarcaron las políticas migratorias, la Ley de Protección al Paciente y Atención de Salud Asequible, el grupo Estado Islámico y el presupuesto federal.

"Hemos visto una incompetencia tremenda. Estamos aquí para declarar que ya no la toleraremos", recalcó Perry.

El neurocirujano retirado Ben Carson, igual que Fiorina, anunció a principios de semana su postulación como externo. "No soy un político", dijo. "Eso me pone en un lugar aparte", agregó.

___

Bill Barrow y Mitch Weiss están en Twitter como: http://twitter.com/BillBarrowAP y http://twitter.com/mitchsweiss