Coalición Saudí promete alto al fuego en Yemen

Una coalición encabezada por Arabia Saudí ordenó a los civiles en los bastiones rebeldes del norte de Yemen retirarse para la noche del viernes al advertirles que había declarado objetivo militar toda la región, no obstante la propuesta de Riad para el inicio de un alto el fuego la próxima semana.

Después de que venciera el plazo nocturno en la zona, aviones de la coalición atacaron un complejo en poder de los rebeldes ante la creencia de almacenaba armas, informó la agencia saudí de noticias.

Declarar toda una región en Yemen "objetivo militar" supone una agudización de las hostilidades, situación que ha suscitado alarma ante la posibilidad de que aumenten las víctimas en un conflicto en el que han muerto más de 1.400 personas, la mayoría civiles, desde el 19 de marzo. La lucha también ha creado una crisis humanitaria en la nación más pobre del mundo árabe.

El ministro saudí del exterior Adel al-Jubeir anunció en París que el alto el fuego destinado a permitir que la ayuda humanitaria llegue a los 25 millones de pobladores de Yemen comenzará el martes, pero a condición de que los rebeldes chiíes conocidos como hutíes y sus aliados también suspendan las hostilidades.

La ambigüedad de Arabia Saudí al parecer tiene dos propósitos: La declaración de una guerra total en la región norte de Saada, el bastión de los hutíes, parece dirigida a frenar los ataques al otro lado de la frontera contra las ciudades saudíes donde han muerto numerosos civiles.

Al mismo tiempo parece dirigida a apremiar a los hutíes y sus aliados --las unidades militares leales al derrocado presidente Ali Abdalá Salé-- a que respeten el alto el fuego.

Arabia Saudí y una coalición de países árabes comenzaron el 26 de marzo su campaña de ataques aéreos para impedir el avance de los hutíes y las fuerzas de Salé que capturaron la capital de Saná y gran parte del norte de Yemen a finales del año pasado en tanto que han proseguido su ofensiva en el sur. Los saudís y sus aliados pretenden la restitución del presidente Abed Rabo Mansur Hadi, quien huyó del país el mes pasado ante el avance de los hutíes.

Previamente el viernes, la coalición declaró que la provincia de Saada será considerada "en su totalidad" como "objetivo militar" y pidió a su población que se retirara para las 7 p.m., de acuerdo con un anuncio de la televisión estatal saudí.

La provincia montañosa fronteriza con Arabia Saudí es cuna del movimiento hutí y fue la base de las fuerzas rebeldes que tomaron el control del norte de Yemen.

___

Klapper informó desde París. Contribuyeron a este despacho los periodistas de The Associated Press Maggie Michael en Cairo, Amir Vahdat en Teherán, Irán, y Cara Anna en Naciones Unidas.