Sentencian a policía venezolano por asesinato de estudiante

Un agente del cuerpo nacional de policía que mató a un estudiante en febrero en confusas circunstancias fue condenado a 18 años de prisión.

La Fiscalía General de Venezuela indicó el viernes que ante un tribunal de control del estado occidental de Táchira el policía nacional, Javier Mora, de 23 años, admitió su responsabilidad en la muerte del estudiante Kluiverth Roa, de 14 años, quien murió el 24 de febrero tras recibir una bala de goma en la cabeza disparada a corta distancia por el agente durante una protesta en la ciudad suroccidental de San Cristóbal, capital del estado de Táchira.

El abogado Henry Flores, uno de los tres abogados de la organización local Foro Penal que asistió a los padres del estudiante, comentó a la prensa que "el policía admitió los hechos y fue sentenciado" en una primera audiencia en la que se debía decidir si su caso pasaba a un juicio oral y público o no.

"Ante tanta pena por la pérdida de Kluiverth, sólo queda como consuelo para su familia esta sentencia", agregó Flores, acompañados de varios miembros de la familia Roa a su salida del tribunal.

La muerte del estudiante, que según testigos no se contaba entre los manifestantes, desató fuerte polémica y tensiones en el país.

En medio de las tensiones generadas por esta muerte, opositores, abogados y universitarios exigieron entonces a las autoridades la derogación de una reciente regulación del Ministerio de la Defensa que permite a los militares venezolanos utilizar armas de fuego como último recurso en las protestas, normativa que consideran "inconstitucional".

El Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, repetidamente descartó que el asesinato de Roa tuviese que ver con la referida resolución, e indicó que su despacho había exhortado a hacer un manual de la normativa y a establecer otras precisiones sobre la actuación de la Guardia Nacional en las protestas.

"Luego de escuchar la admisión de hechos por parte del funcionario policial", el tribunal dictó la sentencia de 18 años "por incurrir en los delitos de homicidio intencional calificado por motivos fútiles e innobles, uso indebido de arma orgánica y quebrantamientos de pactos y convenios internacionales suscritos por la República", dijo el Ministerio Público en un comunicado, sin mencionar explícitamente el nombre del estudiante por normas que rigen a la Fiscalía. Con la admisión del delito el agente logró una reducción de la pena.

La pena máxima establecida en Venezuela es de 30 años de prisión.

Mora fue detenido tras una orden de aprehensión solicitada por el Ministerio Público justo el día en que ocurrió el hecho, destacó el escrito.