Escándalo por posibles trampas de empresa española en México

La filial mexicana de la empresa constructora española OHL quedó envuelta en un escándalo por posibles prácticas irregulares en la operación de un tramo carretero en el Estado de México, vecino a la capital del país.

OHL aseguró en un comunicado que no ha tenido actuaciones irregulares en su relación con el Estado de México, pero señaló que inició una investigación interna para determinar si hubo posibles "malas prácticas", como sugieren una serie de audios divulgados en redes sociales y retomadas por la prensa local.

En los audios se escucha presuntamente a dos directivos de OHL México mientras conversaron supuestas trampas para incrementar tarifas del llamado Viaducto Bicentenario, un tramo carretero que concesionó el Estado de México a esa compañía.

También se escucha en otras de las conversaciones al supuesto secretario de Comunicaciones del Estado de México, Apolinar Mena, hablar con uno de los directivos sobre unas vacaciones que tomará y que se sugiere serían pagadas por la empresa.

Mena dijo el jueves ante la prensa que OHL no le ha pagado ninguna de sus vacaciones, aunque reconoció que entró en contacto con uno de los directivos para que le ayudara con la contratación de un paquete de un hotel propiedad de la empresa y que sí le ofreció cubrir los gastos, pero que él se negó, dijo. También aseguró que no se ha modificado el título de concesión de la empresa para incrementar las tarifas en el Viaducto Bicentenario.

Tras conocerse el caso, la propia OHL informó que la Bolsa Mexicana de Valores suspendió temporalmente la cotización de la empresa y tras reanudarse, sus acciones cayeron 10,23 %.

La compañía atribuyó la suspensión temporal en la cotización a "la publicación de determinadas informaciones relativas a supuestas malas prácticas en el desarrollo de sus contratos por parte de OHL México". Añadió que "dichas informaciones se basan en unas grabaciones obtenidas ilegalmente".