Guatemala: Comisión legislativa investigará a vicepresidenta

El Congreso de Guatemala conformó el jueves una comisión de cinco diputados que investigará a la vicepresidenta Ingrid Roxana Baldetti Elias, vinculada a un escándalo de corrupción.

Según la ley los diputados tienen hasta 60 días para presentar un informe sobre si procede o no retirarle la inmunidad a la vicemandataria y elevar su recomendación al pleno del Legislativo. Sin embargo, el Congreso resolvió que deberán entregar el informe el próximo 14 de mayo.

A través de un sorteo el Legislativo designó a Salvador Baldizón, Mario Yanes y Manuel Barquín del partido opositor Líder, a Álvaro González del partido Compromiso Renovación y Orden y a Fidel Reyes del partido Unidad Nacional de la Esperanza para integrar el grupo investigador.

El miércoles la Corte Suprema de Justicia dio trámite a una solicitud para retirarle la inmunidad a Baldetti luego de hacerse pública una red que defraudó por varios millones de dólares al fisco que era liderada por Juan Carlos Monzón Rojas, ex secretario privado de la vicepresidenta.

Según la Corte existen indicios sobre una posible participación de Baldetti en los hechos, por lo que accedió a tramitar la solicitud de antejuicio.

La vicemandataria presentó el jueves un amparo ante la Corte de Constitucionalidad para que ratifique o revoque la orden del máximo tribunal.

El partido Líder ha sido acusado de mantener una alianza con el oficialista Partido Patriota.

Desde que el escándalo de corrupción salió a la luz en abril miles de guatemaltecos han realizado marchas, protestas y plantones pidiendo la renuncia de Baldetti y hay manifestaciones programadas para las próximas semanas.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala y la fiscalía hicieron pública la red supuestamente dirigida por Monzón Rojas, que estaría integrada por al menos 50 funcionarios y particulares.

La red, denominada "La línea", era utilizada por empresarios que a través de sobornos a funcionarios defraudaban al fisco. Las autoridades presentaron más de 66.000 escuchas telefónicas, en una investigación sin precedentes, para demostrar cómo operaba la organización.

Varios expertos han dicho que la vicepresidenta no podía ser ajena al caso, aunque la fiscalía aún no la ha vinculado.

Baldetti ha negado cualquier conexión con la red y ha dicho que no renunciará, mientras el presidente Otto Pérez Molina se ha negado a pedir su renuncia porque según él "no está vinculada con el caso".