Hallan buque que se cree naufragó con 800 migrantes a bordo

Buques de la armada italiana localizaron lo que suponen son los restos de un pesquero que naufragó el 18 de abril con unos 800 migrantes a bordo, una tragedia que conmocionó a Europa y la hizo cuestionarse sobre cómo lidiar con la ola récord de inmigrantes que llegan a las costas desde Libia.

Por medio de sonar y un submarino, la marina dijo el jueves que localizó un buque azul, de 25 metros (82 pies), que coincide con la descripción del que se hundió a unos 135 kilómetros (85 millas) al nordeste de las costas libias. Estaba sobre el lecho marino a 375 metros (1.230 millas) de profundidad, indica una declaración.

Un oficial de la armada dijo que a esa profundidad se puede reflotar el barco, pero que la decisión la deben tomar los fiscales sicilianos que investigan las muertes.

Los sobrevivientes reportaron que hasta 800 personas iban encerradas en los dos pisos del barco de traficantes. El navío se volcó cuando el capitán por error se impactó contra el buque que había llegado para rescatarlos. El barco se desestabilizó aún más cuando los migrantes que iban en la cubierta se apresuraron hacia un solo lado del barco para poder bajar primero.

El naufragio renovó los llamados para que Europa ayude a Italia con la carga de rescatar y dar atención a los inmigrantes, así como encontrar nuevas formas de evitar que éstos intenten llegar al continente, desde un principio. En una cumbre reciente, los líderes de la Unión Europea prometieron más fondos y recursos para reforzar la vigilancia fronteriza, mientras que se presentaron iniciativas diplomáticas para ir contra los traficantes.

El jueves, la Armada italiana anunció un pedido de 3.500 millones de euros (3.900 millones de dólares) por seis botes patrulla capaces de realizar rescates en altamar, como medida para modernizar su flota ahora que está tomando mayor relevancia en el Mediterráneo.

Sin embargo, sigue el creciente debate de qué hacer con las personas que están llegando a Italia.

El Ministerio del Interior ha dicho a las regiones italianas que se necesitan entre 8.000 y 9.000 camas en los próximos días para los que llegan buscando asilo. Sicilia está exenta de esta petición dado que sus centros de recepción de inmigrantes ya están rebasados en su capacidad. Pero muchas regiones, particularmente en el norte, se han negado a recibirlos.

Mario Morcone, del Ministerio del Interior, informó que 33.000 personas han llegado a Italia en 2015, un aumento de 15% comparado con hace un año. El funcionario calcula que a este paso al final del año se superará el récord de 170.000 migrantes que llegaron en 2014.