Espionaje alemán niega conexión irregular con EEUU

El director de seguridad nacional desmintió la comisión de cualquier irregularidad después de comparecer el jueves ante un comité parlamentario en respuesta a denuncias de que la agencia de espionaje alemana actuó en contra de los intereses nacionales en cooperación con el espionaje estadounidense.

El gobierno ha enfrentado un escrutinio acerca de lo que la cancillería federal sabía, y cuándo, acerca de las actividades del Servicio Federal de Inteligencia desde que una versión el mes pasado sugirió que podría haber ayudado a Estados Unidos a espiar empresas y funcionarios de Europa desde 2008. En una breve declaración admitió algunas deficiencias en la agencia, conocida por sus siglas en alemán BND.

La agencia es supervisada por el secretario de la cancillería federal, un cargo que el actual ministro del interior Thomas de Maiziere ocupó de 2005 a 2009. De Maiziere y el actual titular Peter Altmaier debían atestiguar el miércoles a puertas cerradas ante el panel del Congreso que supervisa los servicios de inteligencia.

El semanario alemán Der Spiegel reportó que la BND durante años revisó el tráfico de telecomunicaciones utilizando filtros suministrados por la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, y que para 2008 agentes de inteligencia alemanes descubrieron que algunos de los filtros --conocidos como selectores-- se relacionaban con empresas europeas de armas y autoridades francesas.

De Maiziere dijo a la prensa después de su testimonio que no oyó nada en 2008 sobre "términos de búsqueda por parte de Estados Unidos, selectores ni nada por el estilo para propósitos de espionaje económico en Alemania".

Agregó que en 2008 hubo un pedido de Estados Unidos de expandir la cooperación que calificó de "problemática" y que fue rechazada.

La denuncia ha planteado interrogantes paradójicos para la canciller federal Angela Merkel quien dijo, después de versiones en 2013 de que la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos había espiado los mensajes en su teléfono celular, que el espionaje entre países amigos era inaceptable.

Merkel, en el cargo desde 2005, dijo esta semana que está dispuesta a atestiguar ante otro panel congresual que revisa las actividades de la agencia estadounidense.