El Salvador: pandillas obligan pobladores a abandonar casas

Varias familias abandonaron sus casas en una zona rural del oeste del país después que las maras o pandillas emitieron amenazas a muerte contra los residentes del lugar, donde recientemente estos grupos criminales perpetraron una matanza por una disputa de territorios.

Las autoridades de la zona informaron que luego del asesinato de tres adolescentes y una mujer, los pandilleros llegaron casa por casa a amenazarlos con asesinarlos en el cantón Tunamiles, en el departamento de Sonsonate a unos 65 kilómetros de la capital.

Según los informes policiales, el 27 de abril la pandilla Mara Salvatrucha (MS 13) secuestró y luego asesinó con lujo de barbarie a la mujer y los jóvenes, miembros de una familia.

Unas 150 personas, tomaron sus pocas pertenencias y comenzaron a salir el sábado del cantón por temor a represalias de los pandilleros, quienes cerraron la escuela del lugar y la desmantelaron.

El jefe de la policía en la zona, comisionado Milton Salguero, confirmó a la AP que "unas 12 familias abandonaron sus casas", pero afirmó que "se trata de un rumor que alguien regó cuando hubo un cambio de la seguridad".

Explicó que en esa zona montañosa, de difícil acceso por el mal estado de las calles, hay presencia de pandillas porque es un sector de paso para los campesinos que caminan hasta tres horas para llegar a las fincas cafetaleras.

Afirmó que el éxodo de estas familias se produjo cuando hubo un relevo de las fuerzas combinadas de la policía y de la fuerza armada en la zona, "fueron seis horas y en eso se produjo el rumor y la gente salió a una zona más segura, pero no se fueron todos, quedaron como seis familias".

Agregó que el rumor alcanzó al cantón Chaparrón donde unas cinco familias abandonaron el lugar, pero afirmó que ya todo está volviendo a la normalidad porque "como policía estamos garantizando la seguridad con presencia permanente y reforzada de diferentes unidades".

Algunos campesinos dijeron que la medida no era una garantía de que los pandilleros no los ataquen.

En las últimas semanas las pandillas han recrudecido la violencia y según reportes de las autoridades el lunes se contabilizaron 29 homicidios, siendo este el día más violento en lo que va del año.

El presidente de la Asociación de Lisiados de Guerra de El Salvador, Israel Antonio Quintanilla, de 56 años, y su hijo Carlos Antonio Zavala, de 26, figuran entre las víctimas.

El ministro de justicia y seguridad Pública, Benito Lara dijo que el recrudecimiento de la violencia es una respuesta de las pandillas a las acciones que está tomando el gobierno para combatir el crimen.

Destacó el traslado de más de 2.400 pandilleros a otros centros penitenciarios para desmantelar las estructuras que ordenan los crímenes desde las cárceles.

Según las autoridades, las maras o pandillas tienen presencia en barrios pobres y populares y están involucradas en la mayoría de crímenes que se cometen en el país.

El 2014 cerró con 3.942 asesinatos, 1.429 más que el año anterior.