EEUU: Productividad laboral baja en primer trimestre

La productividad laboral en Estados Unidos declinó en los primeros tres meses del año debido al aumento del costo de la mano de obra, lo que refleja una ralentización del crecimiento.

El Departamento del Trabajo informó el miércoles que la productividad, la cantidad de producción por hora de trabajo, bajó a un ritmo anual de 1,9% en el primer trimestre. La productividad bajó a 2,1% en los tres últimos meses de 2014.

Los costos laborales se dispararon a un ritmo de 5% en el primer trimestre, tras haber aumentado 4,2% en el cuarto trimestre.

La baja de la productividad, combinada con costos laborales más altos por lo general son algo negativo para la economía puesto que implica gastos adicionales sin mejoras en la eficiencia de los empleados. Una mayor productividad laboral por lo general impulsa el rendimiento económico.

Pero las cifras pueden ser muy volátiles de un trimestre al otro. Esta es la única baja trimestral consecutiva en los últimos 25 años.

El crecimiento general de la economía se mantuvo sin cambios en el primer trimestre, con sólo un ligero aumento a un ritmo anual de 0,2%, reportó el gobierno la semana pasada. La combinación del fuerte invierno, el desplome de los precios del petróleo que afectó a las firmas estadounidenses de energía, y una huelga en puertos de la costa oeste estadounidense, aparentemente presionaron la economía a principios de año. El Producto Interno Bruto (PIB) había aumentado a un ritmo anual de 2,2% en el período de octubre a diciembre del 2014.

Estos factores aparentemente temporales a comienzos de año parecen haber llevado muchos economistas a esperar que la productividad bajara.

"Esto es exactamente lo que sucedió en este mismo período del año pasado, cuando las malas condiciones del tiempo afectaron más la productividad que el empleo", dijo Paul Ashworth, jefe de economistas para Estados Unidos de Capital Economics. "La productividad se recuperará en el segundo trimestre y los costos laborales volverán a bajar".

Sin embargo, la productividad ha estado aumentando a un ritmo anual de 0,6%, en comparación con un promedio de 2,1% entre 2000 y 2013. Esto significa que los aumentos de productividad se han reducido de formas que pueden limitar el crecimiento general de la economía.